7 ejercicios en casa para mejorar la pronunciación en inglés de tu hijo (y de paso la tuya)

  • hace 2 semanas

Si bien a los adultos se nos dificulta desaprender por unos instantes la estructura fonética del español, a los niños se les hace sumamente fácil pronunciar palabras con sonidos diferentes a los de nuestro idioma. Eso sí, solo la práctica constante hará que los pequeños dominen el inglés o cualquier idioma que se propongan aprender. Por eso, para reforzar lo que les enseñan en clase, tú desde casa puedes ayudar con algunos ejercicios. Conoce 7 de ellos para hacerles más fácil aprender inglés. 

 

Si bien hay diferentes factores que harán que tu pequeño domine otro idioma, esta vez nos centraremos en la pronunciación. Para reforzar el aprendizaje en casa, te recomendamos desarrollar los siguientes ejercicios:

 

1. Canciones y rimas

Los versos con ritmo son perfectos para que los niños practiquen su pronunciación. Al ser repetitivos y fáciles de recordar, generan impacto en la memoria de los pequeños y  así sabrán cómo articular las palabras que escuchan. Los adolescentes también disfrutan enormemente de ejercitar un segundo idioma a través de las melodías de sus artistas favoritos.

 

2. Escuchar cuentos e historias

Esta actividad es especialmente útil cuando se realiza con niños que ya pueden leer con una velocidad media. Elige una historia interesante y divertida y empieza a leerla en voz alta mientras los chicos siguen la lectura en silencio. De esta manera aprenderán a asociar las formas escritas con el sonido que tienen al pronunciarlas. 

 

3. Trabalenguas

Es una manera súper efectiva de reconocer palabras que suenan de forma similar y darle fluidez a la articulación. Las frases cortas son ideales para aprender vocabulario y pronunciar apropiadamente.

Por ejemplo: "Peter Piper picked a peck of pickled peppers, Where’s the peck of pickled peppers Peter Piper picked?". 


4. Dictado de imágenes

A manera de juego, pon una serie de imágenes sobre una superficie y pídele a tu hijo que te entregue la que corresponde a la palabra que vas a decirle (previamente tú deberás haber aprendido sus respectivas pronunciaciones de manera correcta). Es una forma divertida de asociar sonidos con ilustraciones y memorizarlas fácilmente.

 

5. Teléfono malogrado

Pasa un buen rato en familia mientras repasan inglés. Este divertido ejercicio consiste en decir una frase secreta a la persona que está junto a ti, luego él o ella deberá repetir las palabras a quien esté a su lado, y así sucesivamente hasta que llegue al último en el círculo.

Al finalizar, se dirá lo que haya comprendido en voz alta y se revisará si correspondía con la conversación inicial. Es una dinámica muy entretenida que motivará a los niños a articular apropiadamente los sonidos.

 

6. Ver películas y programas de televisión en inglés

Actualmente casi todas las plataformas de películas o series permiten configurar el idioma de audio y los subtítulos. Poner los programas favoritos de los niños en inglés será una forma divertida y didáctica de practicar la pronunciación y la comprensión auditiva. Aunque en un principio no conozcan todas las palabras, empezarán a asimilarlas a través de las acciones de los personajes.

 

7. Mímicas de palabras para mejorar la pronunciación

Elige una serie de palabras que tu hijo conozca, escríbelas, recórtalas y ponlas en una bolsa. Toma una y haz la mímica de su pronunciación sin emitir ningún sonido. A través de los movimientos de tu boca, el pequeño deberá adivinar qué fue lo que dijiste. De esta manera, los niños observan cómo se mueve el rostro al producir algunos fonemas. Con el paso del tiempo y la práctica, puedes pasar de palabras a frases.

 

Tips para la hora de los ejercicios:

  1. Siempre que se tengan dudas sobre el significado o el sonido se pueden revisar diccionarios confiables, como el de Cambridge.
  2. Si no tienes grandes habilidades en inglés, siempre puedes recurrir a vídeos y grabaciones que encuentras en internet.

 

Recuerda que el colegio imparte las enseñanzas pero en casa puedes reforzar lo aprendido. Incluso para sacarle provecho a los momentos de aprendizaje, puedes poner en práctica ejercicios que más parecen juegos. 

 

Fuente: eresmama.com

Anterior
Siguiente »

    Comentarios