8 mitos sobre la alimentación en el embarazo

  • hace 2 semanas

En la actualidad, existe una infinidad de mitos y creencias no comprobadas por especialistas sobre la alimentación en el embarazo que aún siguen circulando. Para una madre primeriza, es complicado saber si lo que le dicen o escucha por ahí es verdad o no. Para aclarar tus dudas, romperemos algunos mitos.

8 mitos sobre la alimentación en el embarazo

1. Tienes que comer por dos.

Falso. Es cierto que, durante el embarazo, la madre alimenta al feto con lo que ella consume. Los nutrientes que la mujer le proporciona al bebé a través de su dieta son los que hacen que el feto crezca y se desarrolle con normalidad. Sin embargo, las necesidades nutricionales no son tan elevadas como para necesitar comer el doble de ninguno de los nutrientes esenciales, ni siquiera en términos de calorías.

La suplementación de calcio y hierro, por ejemplo, sí son necesarias para sustentar el crecimiento y formación de huesos, y el aumento del volumen sanguíneo del bebé, respectivamente. Por otro lado, las calorías solo deben aumentarse en el tercer trimestre, pero un aumento mínimo.

2. Una dieta vegetariana es imposible durante el embarazo.

Falso. Es posible llevar una dieta vegetariana y aportar todo el hierro necesario de fuentes vegetales. Sin embargo, es un poco más complicado dado el requerimiento extra de hierro que necesita la mujer y la facilidad de obtenerlo de las carnes rojas. Eso sí, es importante que un especialista en nutrición determine el menú diario que llevará la embarazada para evitar deficiencias de nutrientes.

3. No tomes café.

No está prohibido tomar café durante el embarazo, pero debes limitar su consumo a 2 tazas al día. La cafeína es un estimulante y, en exceso, es dañina para la salud. Si nunca tomas café, mejor no empieces durante el embarazo. Pero, si estás acostumbrada a tomar tu café por las mañanas o por las tardes, no es necesario que dejes de hacerlo. De hecho, la ausencia de cafeína en un organismo que está acostumbrado a recibirla de manera habitual, se asemeja a un síndrome de abstinencia, siendo esto más estresante para ambos (feto y embarazada) que el propio consumo de cafeína.

mitos sobre la alimentación en el embarazo

4. Los antojos son caprichos.

Algunos expertos explican que los antojos se deben a los cambios hormonales por los que pasa la mujer durante todas las etapas de su embarazo. Otros, afirman que éstos representan una compensación nutricional que aumenta durante la gestación. Por ejemplo, una deficiencia de vitamina B podría justificar el deseo de comer chocolate.

El mejor consejo es: date tu gusto, pero sin excederte. No utilices el antojo como excusa para comer en exceso o de manera poco sana. Recuerda que también hay opciones saludables para calmar los antojos durante el embarazo.

5. Si comes frutos secos durante el embarazo aumentan las probabilidades de alergias en el bebé.

Falso. De hecho, los estudios han determinado que una dieta rica en frutos secos durante el primer trimestre de embarazo se asocia con un mejor desarrollo neuropsicológico de los niños a largo plazo. Los frutos secos proporcionan altos niveles de ácido fólico y, en particular, ácidos grasos esenciales como el omega 3 y el omega 6

6. No comas pescado.

Esto no es del todo cierto, ya que solo debe evitarse el consumo de pescado crudo y del pescado con alto contenido en mercurio, como el pez espada. Se recomienda consumir pescado cocinado al menos un par de veces a la semana, ya que sus ácidos grasos son muy útiles para el desarrollo del cerebro del bebé.

7. Debes comer solo comida orgánica.

Aunque la agricultura y ganaderías orgánicas son una manera de reducir la exposición tanto a bacterias resistentes a antibióticos como a productos químicos, su consumo no es imprescindible.

8. Debes consumir alimentos enriquecidos o fortificados.

No es necesario. Una dieta saludable y equilibrada te asegura un aporte óptimo de nutrientes esenciales.

Recuerda que lo importante es que disfrutes tu embarazo, siempre con responsabilidad. Acude a tus controles prenatales y sigue las recomendaciones de tu médico.

Fuente:

www.guiainfantil.com

www.alimente.elconfidencial.com

Anterior
Siguiente »

    Comentarios