Cómo evitar la fatiga visual de los niños por el uso de pantallas

  • hace 1 mes

Hoy en día, los niños y adolescentes suelen pasar muchas horas del día frente a las pantallas: televisión, computadoras, tabletas, celulares, etc. Con el tiempo, la salud de sus ojos puede verse afectada y generarse la llamada fatiga visual.

¿Qué es la fatiga visual?

Cuando el ojo necesita enfocar objetos situados a diferentes distancias (ver de lejos y ver de cerca), los músculos oculares se contraen. A esto se le llama reflejo acomodativo y se provoca por los cambios de forma del cristalino (lente natural del ojo). Si los ojos llevan mucho tiempo enfocando, se cansarán.

Cuando una persona está frente a una pantalla por mucho tiempo, sus ojos parpadean menos y, al parpadear menos, no pueden mantener sus ojos hidratados. Incluso, puede pasar de parpadear 18 veces a hacerlo solo 3. Esta falta de lágrima provoca sequedad ocular, que a su vez desencadena los siguientes síntomas:

  • Irritación.
  • Escozor.
  • Sensación de arenilla.
  • Pinchazos.
  • Dolor de cabeza.
  • Enrojecimiento.
  • Visión borrosa.
  • Pesadez en los párpados.
  • Ojos hinchados.

¿Cómo evitar la fatiga visual de los niños por el uso de pantallas?

Para prevenir la sequedad ocular y la fatiga y, por lo tanto, posible hinchazón, escozor o intensos dolores de cabeza, los padres deben (1) limitar el tiempo que sus hijos utilizan estos aparatos electrónicos y (2) controlar cómo es el uso que hacen de ellos. A continuación, te damos algunos consejos:

Hacer pausas frente a los dispositivos.

Incentiva a tus hijos a que hagan algunos ejercicios sencillos de relajación visual. Cuando lleven un tiempo largo frente a algún dispositivo, deben mirar fijamente a un punto que se encuentre lejos de la pantalla para reducir ese cansancio. Diles que se concentren por unos segundos en objetos distantes y que parpadeen muchas veces. Se aconseja que cada 20 minutos de estar frente a una pantalla, se debe hacer un descanso de 20 segundos.

Mantener una distancia mínima con las pantallas.

Recuérdales que deben mantener la pantalla a un mínimo de 40 centímetros de sus ojos, estar en una habitación con buena iluminación y evitar fondos de pantalla de colores vistosos o que incluyan destellos, movimiento de imágenes y parpadeos.

Regular el brillo de las pantallas.

Es importante que tus hijos sepan cómo regular el brillo de la pantalla del dispositivo que esté usando. El brillo no debe estar en su máxima intensidad si no es necesario, es decir, si la luz del ambiente es suficiente. Tampoco es bueno que tenga poco brillo, ya que así tendrán que forzar su vista más de la cuenta.

Tener una buena postura frente a las pantallas.

Aconséjales que mantengan una postura adecuada frente a las pantallas y que no encorven la espalda ni inclinen la cabeza hacia delante o hacia abajo. Deben sentarse derechos y mantener en línea la cabeza, el cuello y los hombros. De rato en rato, es bueno que muevan la cabeza despacio hacia la derecha y hacia la izquierda, hacia arriba y hacia abajo, para relajar los músculos del cuello y evitar tensiones.

Realizar una desintoxicación de pantallas.

Limita el uso de las pantallas a unas horas al día. Esto no solo evitará su fatiga visual, sino que les servirá para aprovechar el tiempo en hacer otras cosas, fuera de la tecnología. 

Visitar al oculista.

Es importante que toda la familia se realice exámenes de la vista completos al menos una vez al año. El aumento de la exposición a las pantallas está incrementando los problemas oculares y una detección temprana puede ser muy favorable.

Cómo evitar la fatiga visual de los niños por el uso de pantallas

No dormir con dispositivos electrónicos.

Se recomienda que los niños no duerman con dispositivos móviles en sus habitaciones y que eviten la exposición a pantallas durante, al menos, una hora antes de irse a dormir. La luz azul de las pantallas puede afectar la calidad del sueño. Existe un término llamado vamping que hace referencia al fenómeno, cada vez más común, de perder horas de sueño por estar frente al celular por la noche.

Establecer buenos hábitos alimenticios y deportivos.

Mantenerse hidratado y llevar una dieta equilibrada y saludable son también algunas formas de evitar la fatiga visual. Hacer ejercicio al aire libre también mantendrá a tus hijos alejados de las pantallas por un tiempo.

Con estos consejos evitarás que los ojos de tus hijos se fatiguen y puedan gozar de una excelente salud visual. Recuerda que la salud de los ojos de un niño puede influir en su rendimiento escolar y social.

Fuente:

www.guiainfantil.com 

Anterior
Siguiente »

    Comentarios