Crianza respetuosa: ¿qué es y cómo se practica?

  • hace 1 mes

Una de las tareas más importantes de los padres es la de criar y educar a sus hijos, desde que nacen y durante todo su crecimiento. Darles las herramientas y conocimientos que necesitarán a lo largo de su vida los ayudarán a fortalecer su bienestar emocional y a mantener relaciones personales saludables. 

Crianza respetuosa: ¿qué es y cómo se practica?

Existen muchas formas de criar a un hijo, una de ellas es la crianza respetuosa. Para ahondar en este tema y en el marco de la celebración del “Tetatón 2020” este 17 de agosto, un evento pensado para empoderar a las familias y evidenciar el valor de la lactancia materna y de la crianza respetuosa, conversamos con Evelyn Esquivel Medina, psicóloga y asesora de lactancia materna y miembro del colectivo La Teta Informada, quien nos explica en qué consiste este tipo de crianza y cómo se practica.

¿Qué es la crianza respetuosa?

La crianza respetuosa es el acompañamiento y el estar presente en el desarrollo y aprendizaje natural e integral de los hijos de una forma respetuosa y centrándose en sus necesidades y su forma de ser, sin el deseo de cambiarlo.

En este tipo de crianza, los padres y madres, también están iniciando un camino en su propio autoconocimiento, crecimiento personal y el cambio de los patrones de crianza adquiridos en su infancia. La crianza respetuosa se centra en la sensibilidad de los padres y madres ante las necesidades de sus hijos.

¿En qué se diferencia con la crianza convencional?

En la crianza respetuosa se ponen como prioridad y se respetan las necesidades emocionales de los hijos, reconociéndolas, validándolas y atendiéndolas con mucha empatía. Se trata de brindarle a los niños un crecimiento en armonía acompañándolos de forma cariñosa.

Por otra parte, la crianza tradicional se basa principalmente en “disciplinar” al niño, pensando que de esa manera serán “buenos y obedientes”. Las personas que educan de manera tradicional piensan que con castigos, gritos y hasta golpes es la mejor forma de que sus hijos mejoren ciertos comportamientos. No se dan cuenta que haciendo ésto solo están creando fuertes problemas psicológicos en los niños y continuando con la cadena de violencia y autoridad innecesaria para la crianza de seres humanos para la paz.

Antes, se tenía la creencia que para que los niños se portaran “bien” se debía recurrir a sembrarles miedo, castigarlos y controlarlos. Sin embargo, hoy en día existe evidencia científica que muestra la necesidad imperiosa de conocer el cerebro del niño y sus reales necesidades para su adecuado desarrollo integral.

Crianza respetuosa: ¿qué es y cómo se practica?

¿Cuáles son los principios de la crianza respetuosa?

Estos son principios de crianza respetuosa de Berna Iskandar que nos encanta compartir con los padres:

  • Horizontalidad: Buscamos fomentar las relaciones de igualdad en lugar de las de dominio y sumisión, tratando a los niños como nos gustaría ser tratados, sin amenazas ni fomentando el miedo.
  • Empatía: Es la cualidad de poder ponernos en el lugar del otro (del niño), para así ayudarlo a estar y sentirse bien. El adulto debe intentar interpretar sus sentimientos y validarlos. 
  • Respuesta sensible: Respondiendo a sus necesidades de manera consecuente y coherente, los niños se sentirán amados y protegidos.
  • Autorregulación: Esto consiste en el respeto que se debe tener por el tiempo que requiere cada niño en cuanto a su desarrollo psicológico, biológico, físico, cognitivo y social, como son los casos de controlar esfínteres o asistir a la escuela. Además, se trata del ritmo madurativo, sin presionar, forzar ni retrasar, sólo acompañar y guiar.
  • Límites y normas razonables: Estos deben ser desde los vínculos democráticos, humanizados y respetuosos por los derechos de los niños y niñas. En este principio se hace hincapié a la no permisividad. Se recalca la necesidad de los límites y normas que debe regir en cada hogar y en las relaciones familiares. 

¿Cómo se practica la crianza respetuosa?

Las familias que practican o que deciden practicar una crianza respetuosa suelen tener una manera de pensar acorde con el método y lo practican de una forma natural. Incluso, se pueden empezar durante el embarazo. Aunque es un método en el cual se necesita concienciación, mucha paciencia y respeto hacia la infancia, siempre se está a tiempo de empezar. La práctica se va dando día a día.

Es en este punto importante, la práctica, donde el colectivo “La Teta Informada” realiza su activismo por la crianza respetuosa en pro de la infancia, proveyendo de información actualizada respecto a diversos temas relacionados al desarrollo del niño. Esto le permitirá a los padres comprender ciertos comportamientos, conocer el tiempo promedio de algunos procesos biológicos para no forzarlos a realizarlos, gestionar emociones y saber cómo establecer límites claros para una convivencia armoniosa.

Pautas que los padres deben seguir para una crianza respetuosa

  1. Tener en cuenta que nunca es tarde para aplicar la crianza respetuosa y consciente. Si bien es cierto, lo ideal es conocerla desde el embarazo, pero consideramos que siempre se está tiempo para cambiar patrones, deconstruirnos y empoderarnos. Para ello, las tribus y los grupos de apoyo a la ma/paternidad son herramientas clave para criar en el respeto. Los padres también (y todas las familias) se encuentran en el proceso de aprendizaje de cómo criar, por lo que un grupo de apoyo les da contención e información valiosa sobre cada situación de la crianza.
  2. Establecer una comunicación positiva entre padres e hijos que permita poder expresar emociones libremente. Hacer conocer nuestro sentir, establecer reglas y límites claros, y poder solucionar conflictos a través del dialogo.
  3. Crear las condiciones necesarias para ofrecer al niño un espacio donde se sienta seguro, respetado, amado, libre de prejuicios, estereotipos, violencia y donde se le trate con el mismo respeto con el que se le trata a cualquier persona, sea niño o adulto. 

La crianza es la clave para que un individuo desarrolle su potencial de la mejor manera. Es responsabilidad de los padres o cuidadores de niños el poder orientarlos hacia su mejor versión, siempre respetando su naturaleza de ser humano y dándole el amor y respeto que necesitan.

Anterior
Siguiente »

    Comentarios