Mi hijo tartamudea: 10 ejercicios sencillos para niños con problemas del habla

  • hace 3 meses

La tartamudez y los problemas del habla pueden ocurrir en pequeños de, aproximadamente, 2 a 5 años de edad. Los niños que tartamudean saben qué quieren decir, pero las palabras no les salen con soltura ni fluidez. En algunos casos, la tartamudez se va por sí sola, y en otros, persiste durante más tiempo. Sin embargo, existen tratamientos eficaces para ayudar a tu hijo a superarla. A continuación, te dejamos 10 ejercicios sencillos para niños con problemas del habla.

Mi hijo tartamudea: 10 ejercicios sencillos para niños con problemas del habla

Muchos niños pasan por una etapa, entre los 2 y los 5 años de edad, donde tartamudean. Esto les puede hacer repetir ciertas sílabas, palabras o frases; prolongarlas en el tiempo; o detenerse, no emitiendo sonido alguno para determinados sonidos y sílabas. 

Otro problema del habla es el sigmatismo, con el cual los niños pueden tener problemas con ciertos sonidos y la pronunciación. Por ejemplo, hay pequeños que pronuncian un sonido parecido al de la letra Z, cuando quieren pronunciar algunos sonidos de las letras S o C. Hay otros que tiene dificultad para pronunciar las palabras que contienen erres. Pero, independientemente de cuál sea el problema que tengan en el habla, todos ellos pueden recibir ayuda profesional. Estos ejercicios sencillos lo ayudarán a mejorar su fluidez al hablar.

1. Ejercicios de respiración

En este ejercicio, el niño debe realizar movimientos simples y repetitivos, incorporando sonidos. Puede realizar inhalaciones y exhalaciones nasales y bucales, reteniendo el aire por unos segundos. También, retener progresivamente el aire dentro de la boca o nariz. Además, el pequeño puede incluir inhalaciones rápidas, lentas o profundas, para luego dejar salir el aire rápidamente.

2. Soplar bolitas de papel

Para este ejercicio, debes colocar bolitas de papel (o polietileno) al extremo de una mesa para que el pequeño las sople, con el fin de que la bolita llegue al otro extremo. También, se pueden usar velas, o torres de papel para tumbarlas con soplidos. Otra opción es utilizar cañitas para succionar agua. Una opción divertida es soplar burbujas de jabón.

3. Pronunciar las vocales

Para realizar la pronunciación, el pequeño debe inhalar lentamente por la nariz, retener el aire y, luego, exhalar lentamente mencionando las 5 vocales. Puede aumentarse la velocidad, de acuerdo a cómo se maneje el aire.

Mi hijo tartamudea: 10 ejercicios sencillos para niños con problemas del habla

4. Ejercicio de ritmo

En los problemas del lenguaje, es importante tratar el ritmo para que puedan articularse correctamente las palabras. Para realizarlo, se pueden dar pequeños golpes a una mesa o tambor y, luego, pedirle al niño que imita los sonidos con la voz. De esta manera, podrá adaptarse al ritmo.

5. Jugar con las sílabas

En este juego, el niño deberá articular sílabas usando alguna consonante de manera repetida. Por ejemplo, con la letra P, articulará la sílaba “pa” (pa, pa, pa, pa). Luego, debe cambiar las vocales. Cada vez que realiza este ejercicio, el pequeño ejercita el ritmo y la articulación, mejorando los problemas del lenguaje.

6. Articular frases

En este caso, pueden utilizarse frases completas, poesías, trabalenguas o cuentos cortos. Así, el niño repetirá las sílabas y frases una y otra vez hasta articularlas correctamente. Este ejercicio también puede combinarse con golpes al tambor, para marcar el ritmo.

7. Ejercicios con la lengua

Este ejercicio es ideal para aquellos problemas del habla en los que se ve afectada la articulación de algunos fonemas. Consiste en hacer diversos movimientos con la lengua: giros en todas las direcciones, estirarla, llevarla al paladar superior y tocar todos los dientes con la punta de la lengua.

Mi hijo tartamudea: 10 ejercicios sencillos para niños con problemas del habla

8. Ejercicios de silencio

Para este ejercicio, debemos ubicarnos en una habitación completamente silenciosa. Luego, realizar algún sonido de manera que el niño pueda detectarlo y prestar atención, para luego preguntarle qué sonido escuchó. Este ejercicio, no solo ayuda a mejorar los problemas del lenguaje, también puede ayudar al pequeño a distinguir la duración e intensidad de los sonidos, ejercitando la localización del mismo y reconocimiento de los objetos que lo emiten.

9. Ejercicios con los labios

Aquí, el niño debe sostener un lápiz con los labios, sin introducirlo completamente en la boca. Debe apretar y aflojar, separar y juntar rápidamente los labios.

10. Ejercicios faciales

El pequeño debe inflar las mejillas y desinflarlas, luego de retener el aire algunos segundos. Pueden alternarse las mejillas, primero del lado izquierdo y, luego, el derecho. También, puede intentar retener agua en la boca y soltarla lentamente.

Causas de la tartamudez 

Los médicos y científicos no están completamente seguros de por qué tartamudean algunos niños. La mayoría de los expertos cree que hay varios factores que contribuyen a la tartamudez, como un problema en la forma en que los mensajes del cerebro interactúan con los músculos y las partes del cuerpo que se utilizan para hablar. Por otro lado, se cree que la tartamudez puede tener un origen genético.

Lo importante es que, si tu hijo tartamudea, hay tratamientos efectivos para solucionarlo. Pongan en práctica estos ejercicios sencillos para niños con problemas del habla y, con paciencia y constancia, tu pequeño podrá progresar en su fluidez verbal.

Fuente:

https://kidshealth.org

www.incluyeme.com

Anterior
Siguiente »

    Comentarios