¿Por qué es importante proteger los lunares de los niños y cómo hacerlo?

  • hace 1 semana

En verano, suelen surgir dudas sobre los lunares de los niños y si hay que darles mayor cuidado cuando están bajo el sol. Lo cierto es que su piel hay que cuidarla y protegerla siempre, sobre todo, en días muy soleados, que es cuando más tiempo pasan al aire libre. 

Los lunares pueden ser de tamaño grande o muy pequeños, y la mayoría son inofensivos. Sin embargo, en algunos casos poco frecuentes, los lunares se vuelven cancerosos o puede aparecer el melanoma. ¿Qué es y cómo detectarlo? ¿Cómo proteger los lunares de los niños del sol para evitar su aparición? Te contamos todo lo que debes saber.

¿Qué es un lunar?

Un lunar es una masa de células de color marrón que suele encontrarse en la piel o en las mucosas. Los lunares están formados por células melanocíticas, responsables del color de la piel, y suelen aparecer entre los 6 meses y el año de edad.

Su formación depende de varios elementos:

  • Exposición al sol (especialmente, durante la infancia)
  • Color de la piel 
  • El sistema inmunitario del niño o niña

¿Por qué debemos proteger los lunares de los niños?

Los lunares de los niños (y la piel en general) se debe proteger para evitar problemas graves, como la aparición del melanoma. Este puede empezar como un lunar, pero no siempre es así. De hecho, también puede aparecer en la piel de aspecto normal.

¿Qué es un melanoma?

El melanoma, el tipo más grave de cáncer de piel, se forma en las células (melanocitos) que producen melanina, el pigmento que le da color a la piel. Puede manifestarse en los ojos y, rara vez, dentro del cuerpo, como en la nariz o la garganta. La causa exacta de todos los melanomas no está clara, pero la exposición a la radiación ultravioleta (UV) de la luz solar (o de las lámparas y de las camas solares) aumenta el riesgo de tenerlos. 

Los primeros signos y síntomas del melanoma suelen ser:

  • Un cambio en un lunar existente
  • La formación de un nuevo bulto pigmentado o de aspecto inusual en la piel

¿Cómo proteger los lunares de los niños?

Para cuidar los lunares y limitar el riesgo de melanoma, es necesario protegerlos de los rayos del sol (radiación UV). Ojo: la protección no debe aplicarse solo en los lunares, debe aplicarse en toda la piel que está expuesta. 

Te dejamos algunas recomendaciones para el cuidado de los niños en verano: 

  • Procura no exponerlos al sol entre las 11:00 a.m. y las 4:00 p.m.
  • Trata de mantenerlos siempre en la sombra.
  • Elige ropa y accesorios que les protejan (sombrero, gorra, polo manga larga y lentes de sol).
  • Aplica una buena cantidad de protector solar 30 minutos antes de exponerle al sol y vuelve a aplicar cada dos horas, o si suda mucho o se mete a la piscina.
  • Utiliza un protector solar para niños de alto FPS.

lunares en los niños

¿Cómo saber si los lunares de mi hijo son normales?

Los padres debemos estar atentos al desarrollo de nuestros hijos y a cualquier cosa extraña o inusual que se presente. Hay que conocer cada rincón de su piel para poder darnos cuenta cuando algo no está como antes. Por ejemplo, cuando vemos más lunares que antes. Es normal que durante la infancia y adolescencia aparezcan, pero hay que estar atentos ante cualquier anormalidad. 

Para diferenciar un lunar benigno de uno maligno, debes conocer las características del maligno:

  • Tiene bordes irregulares o una forma asimétrica
  • Tienen cortes u ondas
  • Cambia de color, forma, tamaño o relieve
  • Tiene muchos colores
  • Aparecen síntomas, como picazón o sangrado
  • Aparece uno de tamaño considerable (alrededor de 6 milímetros)

Un truco que te puede ayudar a recordar estas características es el ABCDE:

  • A: Asimetría 
  • B: Bordes irregulares
  • C: Color no uniforme o variado
  • D: Diámetro superior a 6 mm
  • E: Evolución o cualquier cambio nuevo en el lunar

El aspecto de los lunares cancerosos varía mucho. Algunos pueden presentar todos los cambios mencionados antes y otros solo presentan una o dos características inusuales. 

¿Cómo revisar los lunares de mis hijos?

Revisa los lunares de tus hijos o haz que los examine un dermatólogo, al menos, una vez al año; más aún si la piel del pequeño está en riesgo o si ha desarrollado un melanoma en el pasado.

Tómate tu tiempo para observar la totalidad de la piel, sin olvidar ninguna zona del cuerpo:

  • Rostro, nuca, cuero cabelludo
  • Orejas (la parte de atrás también)
  • Torso, espalda, costados
  • Brazos y antebrazos, muñecas
  • Manos, palmas, entre los dedos
  • Pies, dedos, plantas de los pies
  • Piernas (parte posterior, interna)
  • Genitales, entrepierna, glúteos

Cualquier cambio en los lunares de tus hijos se debe atender. Acudan al dermatólogo infantil para detectar de forma temprana cualquier daño en la piel, y asegúrate de proteger la piel y los lunares de los niños del sol con un protector solar adecuado y siguiendo estos consejos. 

Fuente:

https://medlineplus.gov

www.mayoclinic.org

www.eauthermaleavene.com.mx

Anterior
Siguiente »

    Comentarios