Retraso en el desarrollo del lenguaje y del habla: ¿Cómo solucionarlo?

  • hace 2 semanas

¿Tu hijo tiene más de 2 años y no habla? Al igual que con otras habilidades e hitos evolutivos, la edad a la que los niños aprenden a usar el lenguaje y empiezan a comunicarse a través del habla puede variar. Es importante que los padres tengamos algunos conocimientos sobre el retraso en el desarrollo del lenguaje y del habla, para saber qué hacer, y reconocer si se trata de algo normal o si debemos acudir a un especialista.

Retraso en el desarrollo del lenguaje y del habla: ¿Cómo solucionarlo?

Es necesario saber en qué se distinguen el habla y el lenguaje. El habla es la expresión verbal del lenguaje e incluye la articulación, que es el modo en que formamos los sonidos y las palabras. Por su parte, el lenguaje es expresar y recibir información. Se refiere a entender y ser entendido a través de la comunicación: verbal, no verbal y escrita.

Sabiendo esto, podemos decir que no es lo mismo un retraso en el habla que en el lenguaje. Los problemas del habla y del lenguaje son distintos, pero suelen darse al mismo tiempo.

¿Qué es un retraso en el desarrollo del lenguaje y del habla?

Un niño con un retraso del habla puede ser capaz de utilizar palabras y frases para expresar sus ideas, pero lo que dice puede resultar difícil de entender. En cambio, un niño con retraso del lenguaje puede decir correctamente las palabras, pero es incapaz de combinar dos palabras en una frase.

¿Cuándo se trata de un desarrollo normal y cuáles son los signos de un retraso del lenguaje y del habla?

Los niños se van desarrollando a ritmos diferentes, pero por lo general, son capaces de hacer ciertas cosas a ciertas edades. Por ejemplo:

Al primer año de edad, la mayoría de bebés puede:

  • Buscar y determinar de dónde viene un sonido.
  • Reaccionar, la mayoría de veces, cuando se les llama por su nombre.
  • Decir adiós con la mano.
  • Mirar hacia donde se le señala.
  • Balbucear con entonación (su tono de voz sube y baja como si estuvieran diciendo oraciones).
  • Tomar turnos mientras “conversa” con alguien. Escuchar y poner atención cuando alguien le habla y, luego, balbucear cuando termina.
  • Decir "pa-pa" al papá y "ma-ma" a la mamá.
  • Decir, por lo menos, una palabra.
  • Señalar las cosas que quiere y que están fuera de su alcance, o hacer sonidos cuando señala.

Entre 1 y 2 años de edad, la mayoría de los niños pequeños puede:

  • Seguir indicaciones sencillas. Primero, cuando le hablas y gesticulas y, más adelante, solo con palabras.
  • Ir a buscar objetos en otra habitación cuando se le pide.
  • Señalar algunas partes del cuerpo cuando se le pide.
  • Señalar objetos o sucesos interesantes para que los demás también los vean.
  • Llevarte cosas para mostrarlas.
  • Señalar objetos para que tú los nombres.
  • Nombrar algunos objetos e imágenes comunes cuando se le pida.
  • Disfrutar de fingir una acción (por ejemplo, fingir que cocina). Usar gestos y palabras con otras personas, con animales o muñecos.
  • Aprender, aproximadamente, una palabra nueva por semana entre el año y medio y los 2 años.

A los 2 años de edad, la mayoría de los niños pequeños puede:

  • Señalar muchas partes del cuerpo y objetos comunes.
  • Señalar algunas imágenes en libros.
  • Seguir indicaciones de 1 paso sin ningún gesto, como “pon tu vaso sobre la mesa”.
  • Decir, aproximadamente, entre 50 y 100 palabras.
  • Decir varias frases de 2 palabras. En algunos casos, pueden decir oraciones de 3 palabras.
  • Hacerse entender por otros (o por adultos), aproximadamente, la mitad del tiempo.

Es importante mencionar que, si un bebé o niño pequeño no reacciona a los sonidos o no vocaliza, debe ser evaluado por un médico lo antes posible. Darse cuenta de esto puede ser difícil; sin embargo, algunos signos de que hay un retraso en el desarrollo del lenguaje y del habla en tu pequeño son los siguientes:

  • Con 12 meses cumplidos, no utiliza gestos, como señalar o despedirse con la mano.
  • Con 18 meses, prefiere comunicarse con gestos en lugar de con vocalizaciones, o tiene dificultades para imitar sonidos.
  • Tiene dificultades para entender órdenes verbales sencillas.
  • Con 2 años, solo imita el habla o los actos de otros, pero no genera palabras o frases de forma espontánea.
  • Con 2 años, solo emite algunos sonidos o palabras de forma repetitiva y no puede utilizar el lenguaje oral para comunicar más que sus necesidades inmediatas.
  • Con 2 años, no puede seguir instrucciones sencillas.
  • Con 2 años, tiene un tono de voz extraño o una pronunciación extraña (como ronquera o nasalidad).
  • Puede decir el abecedario, números o palabras de canciones que escucha en la televisión, pero no puede usar palabras para pedir las cosas que quiere.
  • Usa palabras o frases que no son comunes para la situación.

Si el habla de tu hijo es más difícil de entender de lo que se espera según su edad, consulta a un especialista. Lo considerado normal es que los padres y los cuidadores habituales de un niño entiendan, más o menos, la mitad de lo que dice un niño de 2 años y, más de la mitad de lo que dice un niño de 3 años. Con 4 años de edad, a un niño se le debería entender prácticamente todo, incluso, cuando habla con desconocidos.

Retraso en el desarrollo del lenguaje y del habla: ¿Cómo solucionarlo?

¿Cuáles son las causas del retraso en el desarrollo del lenguaje y del habla?

Este tipo de retraso en el desarrollo de los niños puede deberse a:

  1. Problemas orales, como alteraciones en la lengua o en el paladar, o a un frenillo corto (el pliegue que hay debajo de la lengua), que puede limitar los movimientos de la lengua.

    Muchos niños con retraso del habla tienen problemas orales-motores, los cuales ocurren cuando hay un problema en las áreas cerebrales responsables de la producción del habla. Esto dificulta que el niño coordine labios, lengua y mandíbula para emitir los sonidos del habla. Estos pequeños pueden tener otros problemas orales-motores, como dificultades para alimentarse.

  2. Problemas auditivos, los cuales también pueden afectar al habla. Por ello, si hay preocupación por el habla del pequeño, siempre será necesario que lo revise un audiólogo para evaluar su audición. Los niños con problemas auditivos pueden tener problemas para decir, entender, imitar y usar el lenguaje.

    Las infecciones de oído, sobre todo, las crónicas, pueden afectar la audición y, con ello, afectar el habla. Sin embargo, siempre que haya una audición normal en un oído, tanto el habla como el lenguaje se desarrollarán con normalidad.

¿Cómo se soluciona el retraso en el desarrollo del lenguaje y del habla?

Para diagnosticar un retraso en el desarrollo del lenguaje y del habla, se debe acudir a un logopeda (patólogo del habla y del lenguaje) lo antes posible. El especialista le realizará al niño una serie de pruebas estandarizadas y comprobará si ha alcanzado o no los distintos hitos en el desarrollo del habla y del lenguaje.

El logopeda también evaluará:

  • Lo que entiende tu hijo (lenguaje receptivo)
  • Lo que puede decir tu hijo (lenguaje expresivo)
  • El desarrollo de los sonidos y la claridad del habla
  • El estatus oral-motor de tu pequeño (cómo trabajan conjuntamente boca, lengua, paladar, etc. al hablar, así como al comer y al tragar)

Según los resultados de las pruebas que se le realicen al niño, puede que el especialista recomiende sesiones de logopedia. Estas ayudan a mejorar las habilidades lingüísticas y también te ayudarán a saber qué hacer en casa para ayudar a tu pequeño, ya que los padres son una parte importante en el proceso. 

¿Cómo pueden ayudar los padres?

Hay formas de favorecer el desarrollo del habla de los niños en casa. Estas son:

  • Céntrate en la comunicación. Háblale a tu bebé (o niño pequeño), cántale y fomenta en él o ella la imitación de sonidos y de gestos.
  • Léele. Desde que nuestros hijos nacen, es importante leerles cuentos o libros apropiados para cada edad. Procura que éstos tengan imágenes que animen a tu pequeño a mirarlas mientras las vas nombrando.
  • Aprovecha las situaciones de la vida cotidiana. Para estimular y reforzar el habla y el lenguaje en tu hijo, háblale todo el tiempo. Cuéntale las cosas que estás haciendo en el momento. Por ejemplo, nombra los alimentos que estás escogiendo en la tienda, explícale cómo preparas la comida o cómo limpias una habitación. Puedes, también, ir señalando los objetos de la casa, mientras pasean por las habitaciones. Háblale de una forma sencilla y clara, pero evita”hablar como bebé”.

Finalmente, ten en cuenta que todos los niños tienen un ritmo distinto de aprendizaje y no todos van a hablar exactamente a la misma edad. De todos modos, reconocer y tratar un retraso en el desarrollo del lenguaje y del habla lo antes posible es lo ideal. Ante cualquier duda, consulta al pediatra o a un especialista para que los asesore.

Fuente:

https://kidshealth.org

www.healthychildren.org

Anterior
Siguiente »

    Comentarios