Temporada de verano: "Dietas milagrosas" que en verdad son peligrosas

  • hace 5 meses

Desde comer huevo tres veces al día hasta beber solamente jugos, en la temporada de verano surgen "dietas milagrosas" que prometen resultados en poco tiempo pero a un precio quizás muy alto: poner en riesgo la salud. Descubre la dietas que han sido prohibidas por la comunidad médica por ser realmente nocivas, varias de ellas te sorprenderán.

 

Cuando escuches sobre una dieta que promete reducir medidas en pocas semanas e incluso solo en días, debería encenderse tu sentido de alarma, sobre todo porque para estar en su peso ideal o lucir la figura deseada muchas personas se cuidan durante todo el año, comiendo adecuadamente y siguiendo rutinas de ejercicios supervisadas, entonces, fácilmente nos damos cuenta que verse bien para el verano no es cuestión de milagros o magia, se trata de un constante esfuerzo. 

 

En primer lugar, conozcamos aquellas dietas con nombre y apellido, es decir, dietas que fueron inventadas por supuestos especialistas pero que hoy son prohibidas.

 

Dieta Atkins

Seguida por rostros conocidos como Kim Kardashian, la dieta Atkins se basa en reducir la ingesta de hidratos de carbono al mínimo para adelgazar. En su lugar se pueden comer tantas proteínas y grasas como se quiera, es decir, carne, huevos, pescado, queso, mantequilla o aceite.

Los riesgos: La ingesta de grasa aumenta el colesterol, y el exceso de proteínas puede ser perjudicial para los riñones y el hígado. Además, a nuestro cuerpo le faltarán vitaminas y minerales que solo podemos obtener del consumo de frutas y verduras. La dieta Atkins también puede producir estreñimiento (por la falta de fibra), mal aliento (por la liberación de cuerpos cetónicos o desechos de las grasas), cansancio, naúseas y dolores de cabeza.

 

Dieta Dukan


Se compone de cuatro fases. En la primera fase solo se permiten alimentos ricos en proteínas, y en la segunda se alternan días de consumo de proteínas con días en los que se permite la ingesta de verduras. La tercera fase sirve para estabilizar el peso y en la cuarta, se vuelve a comer con normalidad.

Los riesgos: El Ministerio de Sanidad y Consumo español ya incluyó la dieta Dukan en la lista de dietas fraudulentas y peligrosas para la salud y su creador, Pierre Dukan, fue expulsado del colegio de Médicos de Francia. Este régimen puede someter al hígado y a los riñones a un sobreesfuerzo, provoca un déficit de nutrientes, hace que se pierda masa muscular y puede causar un efecto rebote, entre otras cosas.

 

Dieta Mayo (impulsada por la Clínica Mayo de España)


La dieta Mayo propone hacer tres comidas al día que en total sumen menos de 1000 calorías durante al menos dos semanas. Los hidratos de carbono como los productos lácteos, el alcohol, el azúcar, las pastas, el pan y algunas verduras están prohibidos, mientras que se potencia el consumo de proteínas como el huevo, el alimento estrella de este régimen y que debe ser la base de las tres comidas diarias. 

Los riesgos: Las carencias nutricionales de esta dieta son importantes y se pueden traducir en cansancio y mareos. Con este régimen se pasa hambre, ya que se ingieren menos calorías de las que el cuerpo necesita para funcionar correctamente, y es muy común que el peso perdido se recupere rápidamente debido al efecto rebote. También es probable sufrir un empacho de huevos.

 

Ahora veamos el detrás de aquellas dietas que se basan en el consumo de un tipo de producto en especial:

 

Dieta del bebé

Esta dieta consiste en comer durante el día solo purés de bebé, esos que vienen en frascos pequeños, y durante la noche una cena de verduras. Desde que artistas como Madonna, Gwyneth Paltrow y Jennifer Aniston comentaron haber tenido resultados en pocos días, esta dieta se volvió un boom.

Los riesgos: En primer lugar, porque el metabolismo de un bebé no se puede comparar al de un adulto. Según los expertos, con esta dieta se pierde peso a costa de padecer malestar, debilidad y otros problemas de salud, ya que produce un déficit de nutrientes y calorías. 

 

Dieta detox


Las dietas detox prometen una pérdida de peso y una sensación de bienestar, ya que "depuran" el cuerpo de toxinas. Dependiendo del programa de desintoxicación, una dieta detox supone alimentarse unos días o semanas a base de agua, sopas de verduras y batidos, smoothies o zumos de frutas. Nada más.

Los riesgos: Sustituir comidas enteras por líquidos ocasiona un desequilibrio de electrolitos como el calcio, el sodio y el potasio, y esto puede acarrear molestias intestinales. Además, el peso que perdamos en los días de "desintoxicación" será recuperado rápidamente en cuanto volvamos a comer con normalidad.

 

Dieta de la limonada

Consiste en alimentarse de cinco a siete días exclusivamente de agua con limón, supuestamente para eliminar toxinas de nuestro organismo al estar tanto tiempo sin ingerir alimentos sólidos. 

Los riesgos: Puede ocasionar síntomas como dolores de cabeza, náuseas y mareos. Para muchos especialistas esta dieta puede ser muy extrema, y una vez que la finalices, recuperarás todo el peso perdido e incluso podrías ganar más en el futuro.

 

Y si pensabas que comer puré de bebé o tomar solo limonada constituían dietas extremas, te presentamos una de las peores y desde ya te pedimos no seguirla:

 

Dieta de la tenia o solitaria

Esta "dieta" consiste en ingerir huevos de una tenia con el fin de que, al crecer, esta lombriz absorba cuanto comemos.

El peligro: Este parásito puede provocar infinidad de problemas, meningitis, epilepsia, problemas visuales y demencia. Puede incluso llevar a la muerte si se expande por los conductos pancreáticos. Oficialmente prohibida en muchos países, los huevos se siguen vendiendo en Internet. 

 

Si buscas reducir medidas te recomendamos ir a un nutricionista médico y sacarte los análisis correspondientes para conocer cómo está tu organismo. Con esa información se te sugerirá la dieta que puedes seguir e incluso con esos resultados puedes orientar a tu entrenador para que sepa qué músculos trabajar y con qué frecuencia de acuerdo al estado de tu corazón. 

 

El dato: El llamado efecto rebote o efecto yo-yo se da cuando quieres adelgazar de una forma rápida pero sin crear hábitos, por lo que volverás a ganar el peso perdido e, incluso, algunos kilos de más.

 

Fuentes: Miarevista.es / Elmundo.es

Anterior
Siguiente »

    Comentarios