Todo lo que debes saber sobre las convulsiones y la epilepsia infantil

  • hace 3 semanas

Las convulsiones en niños pueden causar un gran susto a los padres y al pequeño. Suelen darse por diversos motivos, aunque una de las principales causas es la epilepsia. Este trastorno cerebral se caracteriza porque quien lo padece sufre convulsiones repetitivas a través del tiempo. En el caso de la epilepsia infantil, las causas pueden variar y el tratamiento puede ayudar a controlarla.

En este artículo, te contamos todo sobre las convulsiones y la epilepsia infantil, cuáles son las causas y los posibles tratamientos. 

Todo lo que debes saber sobre las convulsiones y la epilepsia infantil

Lo primero que debemos tener en cuenta es que un niño o niña que ha sufrido una sola convulsión que no se ha vuelto a repetir no tiene epilepsia. Este trastorno cerebral es mucho más complejo y se caracteriza porque quien lo padece sufre convulsiones repetitivas a lo largo del tiempo.

Qué son las convulsiones

Las convulsiones o también llamadas crisis convulsivas son cambios temporales súbitos en el movimiento, sensación o comportamiento físico causadas por impulsos eléctricos anormales en el cerebro. Existen varios tipos, algunos duran solo unos segundos, mientras que otros pueden durar incluso varios minutos.

El tipo específico de la convulsión que sufre una persona depende de la parte del cerebro donde empieza, cómo se extiende y cuánto, o qué parte del tejido del cerebro toma parte. Por ello, los médicos dividen a las convulsiones en dos categorías basadas en cuánto tejido del cerebro toma parte.  

  1. Convulsiones generalizadas: en las que toma parte todo el cerebro.
  2. Convulsiones localizadas o focales: empiezan en una parte del cerebro.

Puede ser difícil determinar si alguien está teniendo una convulsión, ya que algunas de estas crisis hacen que la persona solo tenga períodos de mirada fija. Además, los síntomas específicos dependen de qué parte del cerebro esté comprometida y suelen ocurrir súbitamente. Estos pueden incluir:

  • Pérdida del conocimiento breve seguido de un período de confusión (la persona no puede recordar un corto tiempo)
  • Cambios en el comportamiento, como jugar con la ropa
  • Babeo o espuma en la boca
  • Movimientos de los ojos
  • Breves periodos de mirar fijamente
  • Asentimiento involuntario con la cabeza
  • Gruñir y resoplar
  • Pérdida del control de esfínteres
  • Cambio en el estado de ánimo, como ira repentina, miedo, pánico, alegría o risa inexplicables
  • Estremecimiento de todo el cuerpo
  • Caída repentina
  • Sabor amargo o metálico
  • Rechinar los dientes
  • Detención temporal de la respiración
  • Espasmos musculares incontrolables, flexión, rigidez, sacudida o contracción de la parte superior del cuerpo y extremidades

Los síntomas pueden detenerse después de unos cuantos segundos, minutos o continuar hasta por 15 minutos. Pocas veces, se prolongan por más tiempo.

Antes de una convulsión, el niño o niña puede presentar síntomas de advertencia, tales como:

  • Miedo, ansiedad o pánico
  • Náuseas
  • Vértigo (siente que está dando vueltas o moviéndose)
  • Síntomas visuales (luces brillantes y centelleantes, manchas o líneas onduladas frente a los ojos)

Causas de las convulsiones en niños

Todos los tipos de convulsiones son causadas por actividad eléctrica anormal en el cerebro. Entre las causas más comunes en niños están:

  • Niveles anormales de sodio o glucosa en la sangre
  • Infección cerebral, como meningitis y encefalitis
  • Lesión cerebral que le ocurre al bebé durante el trabajo de parto o el nacimiento
  • Problemas cerebrales que ocurren antes de nacer (anomalías cerebrales congénitas)
  • Tumor cerebral (poco frecuente)
  • Electrochoque
  • Epilepsia
  • Fiebre (particularmente en niños pequeños)
  • Traumatismo craneal
  • Enfermedad cardíaca
  • Insolación (golpe de calor)
  • Fiebre alta
  • Fenilcetonuria (puede causar convulsiones en bebés)
  • Intoxicación
  • Accidente cerebrovascular
  • Acumulación de toxinas en el cuerpo a causa de insuficiencia hepática o insuficiencia renal
  • Presión arterial muy alta
  • Mordeduras y picaduras venenosas

En los casos en los que no se encuentra ninguna causa, se les denomina convulsiones idiopáticas. Generalmente, se ven en niños y adultos jóvenes, pero pueden ocurrir a cualquier edad. Incluso, puede haber un antecedente familiar de epilepsia o convulsiones.

Si las convulsiones continúan repetitivamente después de que se trata el problema o la causa, la afección se denomina epilepsia.

Qué es la epilepsia infantil

El término epilepsia se usa para describir convulsiones o ataques que ocurren repetitivamente durante un tiempo sin ninguna enfermedad crítica presente (como la fiebre) o sin una lesión grave del cerebro. En algunas ocasiones, se puede conocer la causa de la epilepsia.

Los especialistas dan un diagnóstico de epilepsia a los pequeños cuando se presentan las siguientes condiciones:

  • El niño sufre una o varias convulsiones sin provocación
  • El médico determina que es probable que el niño sufra otro ataque o convulsión
  • La causa de la convulsión del niño no es el resultado directo de otra enfermedad, como la diabetes, una infección grave o una lesión crítica del cerebro.

Causas de la epilepsia en niños

La epilepsia puede deberse a una afección médica o lesión que afecta al cerebro, aunque en muchos casos la causa puede ser desconocida. Las más comunes son:

  • Lesión cerebral traumática
  • Daño o cicatrices después de infecciones del cerebro
  • Defectos de nacimiento que involucran al cerebro
  • Daño cerebral que ocurre durante o cerca del nacimiento
  • Trastornos metabólicos presentes en el nacimiento (como fenilcetonuria)
  • Tumor cerebral benigno, a menudo muy pequeño
  • Vasos sanguíneos anormales en el cerebro
  • Accidente cerebrovascular
  • Otras enfermedades que dañan o destruyen el tejido cerebral

Las crisis epilépticas usualmente comienzan entre los 5 y 20 años, pero pueden pasar a cualquier edad. De hecho, es más probable que suceda si hay una historia familiar de convulsiones o epilepsia.

Todo lo que debes saber sobre las convulsiones y epilepsia infantil

¿Qué hacer si un niño convulsiona?

La mayoría de convulsiones se detienen por sí mismas y no requieren tratamiento médico inmediato. Si tu pequeño está teniendo una convulsión, protégelo de lesiones colocándolo de lado. Esto evitará que se ahogue en caso vomite.

Es necesario llamar a emergencias si:

  • Es la primera vez que el niño ha tenido una convulsión
  • Una convulsión dura más de 2 a 5 minutos y se acompaña de dificultad al respirar, asfixia, coloración azul en la piel, o varias convulsiones seguidas
  • El pequeño no se despierta o no tiene un comportamiento normal después de una convulsión
  • Se inicia otra convulsión poco después de que termina una
  • El niño tuvo una convulsión en el agua
  • Si está lesionado o tiene diabetes
  • Hay algo diferente en esta convulsión comparada con las convulsiones habituales del pequeño

Si tu pequeño ya toma medicamentos anticonvulsivos, consulta con su médico, ya que puede significar que debe ajustar la dosis.

Las convulsiones en niños pueden ser muy preocupantes, pero algunos pequeños superan las crisis convulsivas con la edad. Lo importante es siempre consultar con el pediatra ante cualquier duda sobre la epilepsia infantil y saber qué hacer en caso de que tu hijo o hija tenga una convulsión.

Fuente:

https://medlineplus.gov

www.healthychildren.org

Anterior
Siguiente »

    Comentarios