Hepatitis B: Todo lo que debes saber sobre esta enfermedad

  • hace 3 semanas

Todos los años, gracias al Día nacional de la lucha contra la hepatitis B, nuestro país recuerda la importancia de informar y lograr concienciar a la población para evitar la muerte de cientos de personas a causa de esta terrible enfermedad, que muchos padecen sin saberlo.

¿En qué consiste la hepatitis B?

Esta enfermedad ataca gravemente al hígado y puede trabajar de manera silenciosa. En muchos casos el paciente no sabe que la padece pues no muestra síntomas ni malestares, lo que es más peligroso pues la enfermedad sigue avanzado y recién se manifiesta en un estado muy avanzado, como el caso de la cirrosis o el cáncer al hígado.

Es 100 veces más contagioso que el VIH (SIDA)

Según investigaciones, la hepatitis B es mucho más contagiosa que el VIH, por eso es recomendable que conozcas las formas más comunes por las que alguien podría contraer esta enfermedad:

  • Al igual que el virus del VIH, la hepatitis B también se puede contagiar vía transmisión sexual
  • Durante la gestación
  • Cuando usas objetos personales ajenos, por ejemplo: máquina de afeitar, cepillo de dientes, cortador de uñas.
  • Cuando usas instrumentos para hacerte un tatuaje, colocación de aretes o piercings y jeringas. 

Existen 2 clases de hepatitis B

  • Hepatitis B crónica: Esta condición suele afectar más a los niños, en su mayoría a los lactantes pues son más vulnerables a contraer enfermedades. La hepatitis B crónica es casi siempre silenciosa y no muestra síntomas. Estos recién aparecen cuando el hígado ya está muy dañado. Si el órgano no recibe los tratamientos adecuados, se formarán cicatrices (cirrosis), cáncer de hígado e insuficiencia hepática. Esta clase de hepatitis se origina cuando el cuerpo no responde correctamente a los tratamientos asignados por el médico y no se deshace del virus. 
  • Hepatitis B aguda. Se habla de hepatitis B aguda durante los 6 primeros meses posteriores a que el sujeto haya sido infectado y haya combatido la enfermedad. Algunas personas logran eliminar el virus, en otros casos, la infección permanece y se convierte en una hepatitis B crónica. 

¿Cuáles son los síntomas que se pueden presentar?

Como dijimos previamente, esta enfermedad muchas veces no se manifiesta, pero si lo hace, aquí te contamos cuáles son los síntomas más comunes:

  • Cansancio
  • Fiebre
  • Náuseas y vómitos
  • Dolor muscular
  • Dolor de estómago
  • Ausencia de apetito
  • Piel u ojos amarillentos

¿Cómo puedo saber si tengo hepatitis B?

Fácil. Ve al establecimiento medico más cercano y solicita que te hagan una prueba de sangre. Si el resultado sale positivo, un médico especializado te brindará mayor información y te dará un tratamiento según la condición que tengas (crónica o aguda). 

La hepatitis B actualmente no tiene cura. Pero, si se tiene un tratamiento adecuado se puede vivir saludablemente sin problemas. Claro, si es que la enfermedad no ha avanzado mucho.  

¿Cómo puedo prevenir la hepatitis B?

Estar vacunado es de suma importancia para evitar contraer la enfermedad. Esta es una de las medidas más eficaces contra el virus. Recordemos que esta vacunación es completamente gratuita en todos los establecimientos de salud del país.

En cuanto a la vacunación, niños y adultos pueden acceder a ella. Los adultos necesitan tres dosis durante un periodo de seis meses. Luego de seis meses de la primera, se aplica la segunda dosis y la última se debe administrar a los 4 meses de aplicada la segunda. Es necesario aplicar la serie completa de vacunas para asegurar la protección. Los bebés deben recibir la primera dosis de la vacuna al nacer. En total son 3 inyecciones que deben aplicarse durante los 6 y 18 meses de edad.

Otras alternativas de prevención:

  • Usar preservativos en todas las relaciones sexuales.
  • Evitar compartir objetos personas (herramientas de pedicura, máquina de afeitar, cepillos de dientes, entre otros)

 

Consejos para mantener un hígado saludable para las personas que viven con hepatitis B crónica

Las personas que viven con hepatitis B crónica pueden o no requerir tratamiento con medicamentos. Pero hay muchas otras medidas que los pacientes pueden tomar para proteger su hígado y mejorar su salud. Aquí te ofrecemos nuestra lista con las 10 mejores elecciones saludables que podrían ser parte de tu rutina desde hoy:

  • Vacúnese contra la hepatitis A para protegerse de otro de los virus que ataca el mismo órgano.
  • Programe consultas regulares con un especialista para cuidar su salud y la de su hígado.
  • Recuerde que su hígado ya está lesionado por el virus de la hepatitis B, evite beber alcohol y fumar ya que ambos lo dañarán aún más.
  • Converse con su médico antes de iniciar cualquier tratamiento con remedios naturales o suplementos vitamínicos porque algunos pueden interferir con los medicamentos recetados o incluso dañar su hígado.
  • Revise con su farmacéutico cualquier medicamento sin receta (p. ej., acetaminofén, paracetamol) o los medicamentos con receta que no son para la hepatitis B antes de tomarlos, para asegurarse de que sean seguros para su hígado, debido a que muchos de estos medicamentos se procesan a través de su hígado. 
  • Evite inhalar diluyente de pintura, pegamento, productos de limpieza para el hogar, removedores de esmalte de uñas y otros químicos posiblemente tóxicos que pudieran dañar su hígado.
  • Tienen que seguir una dieta saludable de frutas, granos enteros, pescado, carnes magras y muchos vegetales. Los "vegetales crucíferos”, en particular el brócoli y la coliflor, han demostrado que ayudan a proteger el hígado contra los químicos ambientales. 
  • Evite comer mariscos crudos o poco cocidos (p. ej., almejas o choros) porque podrían estar contaminados con una bacteria llamada Vibrio vulnificus, muy tóxica para el hígado.
  • Si va a consumir frutos secos o choclo, asegúrese de que no tengan signos de moho antes de consumirlos. Si hay moho, la comida pudiera estar contaminada por "aflatoxinas", que son un factor de riesgo conocido para el cáncer de hígado.
  • Reduzca sus niveles de estrés al comer alimentos saludables, hacer ejercicios regularmente y asegurar el suficiente descanso. 

    Tenga presente que su hígado es el filtro de todo lo que coma, beba, respire o absorba a través de la piel.

¿Puedo donar sangre si tengo hepatitis B?

No. El banco de sangre no aceptará sangre que haya estado expuesta a hepatitis B, incluso si ya se recuperó de una infección aguda.

Esta enfermedad puede afectar a cualquiera. Ya sabes qué medidas puedes tomar para evitar contraer la hepatitis B. Si tienes sospechas de tener el virus, ve y hazte un examen de sangre rápidamente.

 

 

Anterior
Siguiente »

    Comentarios