Cómo actuar en caso de envenenamiento de un niño

  • hace 1 mes

Por más que los padres tengan cuidado en no dejar artículos peligrosos al alcance de los niños, la curiosidad y necesidad de los pequeños de explorar sus alrededores los hace propensos a una intoxicación involuntaria. Entre los venenos más comunes que se pueden encontrar en el hogar están la lejía, los insecticidas y las plantas como bayas, lirios, narcisos y hongos.

Los medicamentos, productos de limpieza y otros químicos se deben dejar en sus recipientes originales y fuera del alcance de los pequeños de la casa. No debes poner estas sustancias en otros empaques o botellas de gaseosa o agua, ya que los niños pueden confundirse y consumir el veneno.

¿Cómo saber si mi hijo se ha envenenado?

Si tu pequeño tiene quemaduras alrededor de la boca, siente náuseas y vomita o tiene diarrea, es probable que se haya envenenado con alguna de estas sustancias. En un inicio, los síntomas de intoxicación pueden confundirse con los de un virus estomacal, ya que tu hijo se quejará de dolor abdominal y tendrá náuseas y vómitos. Todo depende del tipo de envenenamiento que sea.

Si se trata de envenenamiento por sustancias químicas, el niño se quejará de dolor agudo de estómago, ardor, somnolencia y, a veces, habrá vómitos. En el caso de intoxicación por comida malograda, el pequeño puede presentar deshidratación, debido a los vómitos y diarrea.

Cómo actuar en caso de envenenamiento de un niño

Cómo actuar en caso de envenenamiento de un niño 

Los siguientes consejos te ayudarán a actuar ante una intoxicación involuntaria por ingesta de sustancia química en niños. Recuerda que, primero que nada, debes mantener la calma.

  1. Si el veneno está en forma sólida (pastillas), no intente retirarlo de la boca si no está a su alcance, ya que puede empujarlo más abajo a su garganta. No induzca el vómito, ni le dé leche o aceite al niño.
  2. Si el veneno es un gas, es mejor que te coloques un respirador o te cubras la boca y nariz para luego ayudar al niño. Revisa el área para tu seguridad, retira al pequeño del área y llévalo al aire libre.
  3. Si el veneno es corrosivo para la piel, quita la ropa del área afectada y mete al niño a la ducha para lavarlo con agua templada por 30 minutos.
  4. Si el veneno está en contacto con los ojos, lávale los ojos al pequeño por un mínimo de 15 minutos con agua limpia.

No olvides llevar el envase o etiqueta de la sustancia tóxica contigo cuando acudas a emergencias, ya que eso ayudará a responder muchas preguntas sobre el veneno.

Recuerda que lo mejor es la prevención. Almacena estos productos en sus envases originales y en armarios altos. De preferencia, que estén asegurados con llave. En caso la familia se vaya a otra casa, debes vigilar más atentamente a tus pequeños, ya que estos productos se encuentran en todas partes (baños, cocinas, lavanderías). Los niños, sobre todo los más pequeños, son muy rápidos para encontrar estas cosas. Los padres deben estar muy pendientes para evitar cualquier situación peligrosa. 

Fuente:

www.guiainfantil.com

Anterior
Siguiente »

    Comentarios