Mi hijo ingirió lejía. ¿Qué debo hacer?

  • hace 5 años

Antes que nada se debe dejar en claro que un niño o menor de edad jamás debe estar fuera de la vigilancia de un adulto, en especial en lugares como el baño o la cocina en donde pueda encontrar a su alcance productos tóxicos. Si el niño ha ingerido lejía, los únicos culpables son la familia o la persona encargada de cuidarlo y lo primero que se debe hacer es correr a emergencias. Sin embargo, mientras vamos al doctor, existen algunas maniobras que se pueden hacer para salvar su vida.

¿Qué hacer?

-  No le des nada de comer ni beber ni tampoco fuerces el vómito. Si el niño no ha vomitado tampoco se debe estimular a hacerlo, a pesar de que parezca lo más lógico. Pero lo único que provocará el vómito es que el líquido toxico vuelva a pasar y dañar el esófago así como la garganta.

-  Mantén la calma y acude inmediatamente al médico.  Es importante que lleves el líquido contigo para que el doctor sepa con qué sustancia está tratando, y de informarle una cantidad aproximada de lejía que ingirió. Así mismo, mide el tiempo transcurrido para que el doctor tenga toda la información necesaria.

Si no has visto a tu hijo tomando lejía pero sientes que algo anda mal, los síntomas que debes tener en cuenta son: Vómitos, irritación en la boca, lengua, encías y garganta, hinchazón bucal, dificultad para tragar o respirar, exceso de babeo, quemaduras en la piel y llanto.

Como hemos dicho, el que el niño haya injerido lejía no es responsabilidad de él sino de los adultos que debían cuidarlo. Es importante tomar medidas de prevención elementales como guardar la lejía en alto y dentro de armarios con puertas. 

Fuente: https://eresmama.com/hijo-ha-bebido-lejia/

Otros enlaces que te podrían interesar:

Los 3 accidentes caseros más comunes y cómo actuar. 

Cómo actuar frente a las quemaduras. 

Control y correcta manipulación de sustancias nocivas. 

Anterior
Siguiente »

    Comentarios