10 alimentos que debes evitar en tu cocina para cuidar tu salud y la de tu familia

  • hace 4 semanas

¿Sabías que muchos alimentos comunes llamados “saludables” en verdad están muy lejos de serlo? Si un experto en nutrición tuviera la oportunidad de hurgar en tu cocina, es probable que encuentre elementos que pensabas que eran sanos, pero que no forman parte de una alimentación saludable. A continuación, te decimos 10 alimentos que debes erradicar de tu cocina para siempre (por ti y tu familia).

10 alimentos que debes erradicar de tu cocina para siempre (por ti y tu familia)

Muchos de los siguientes productos se asocian a una alimentación saludable, por lo que pueden ser consumidos en exceso, al pensar que son inofensivos. Sin embargo, Eat this, not that! ha reunido un grupo de expertos en hábitos alimenticios y nutrición, para ayudarnos a detectar qué alimentos debemos eliminar de nuestra cocina, y así, tener una alimentación más adecuada.

1. Galletas de arroz

Se piensa que estas son una alternativa saludable a las galletas tradicionales, tostadas o al pan. No obstante, las galletas de arroz tienen un valor de 82 sobre 100 en la escala del índice glucémico (IG), que mide la rapidez con la que ese alimento puede elevar tu nivel de azúcar (glucosa) en la sangre. Un IG bajo aumenta lentamente la glucosa en el cuerpo, mientras que un IG alto incrementa rápidamente la glucosa en la sangre. Esto significa que las galletas de arroz te dan mucha energía inmediata, pero puede que te de hambre poco tiempo después de comerlas.

2. Cremas de verduras instantáneas

Las cremas de verduras sí son saludables, pero las caseras, las que haces a base de verduras sancochadas y licuadas. Las cremas instantáneas pueden parecer saludables, pero lo cierto es que están llenas de calorías vacías. Además, suelen contener ingredientes poco saludables (a veces dañinos), como proteínas hidrolizadas, colorantes alimentarios, jarabe de maíz y mucho sodio.

3. Barritas energéticas

Lara Devgan, cirujana plástica, no recomiendan comer barritas energéticas, sobre todo, si lo que se quiere es perder peso. Estas son muy calóricas y, muchas de ellas, están llenas de azúcares. Además, no sacian lo suficiente como para que sea el sustituto de una comida. Sería mejor optar por un snack más natural y consistente. 

4. Zumo de frutas

Las frutas (cuando las comes enteras) aportan las vitaminas, minerales y fibra necesarias para una alimentación balanceada y saludable. Sin embargo, si optas por el zumo de frutas, estás perdiendo todas esas propiedades y “consumiendo tanta azúcar, como la que tiene una gaseosa”, dice la dietista Leah Kaufman. Muchas investigaciones sostienen que algunas frutas, como las frambuesas, fresas y arándanos, ayudan a combatir la grasa abdominal, ya que están llenas de polifenoles, poderosos químicos naturales que pueden detener la formación de la grasa.

5. Bebidas azucaradas (normales y “zero”)

Las bebidas azucaradas no son recomendables si queremos controlar la ingesta de azúcar, y por ende, bajar de peso. Una porción de esta bebida puede aportar hasta 40 gramos de azúcar. Si bien hay versiones “zero” (sin azúcar, pero sí con muchos edulcorantes artificiales), estas tampoco son buenas para la salud; incluso, son peores. Tanto la normal como la “zero” “contienen gran cantidad de sodio, así como fósforo, que se une al calcio y aumenta la pérdida de este; lo cual es terrible para la salud de los huesos”, asegura Guillem González-Lomas, especialista en medicina deportiva. Además, “las gaseosas contienen dosis bajas de carcinógenos, sustancias que tienen efectos potencialmente peligrosos en el cerebro y el metabolismo”, agrega. 

6. Granola

Según la fundadora de The NY Nutrition Group, Lisa Moskovitz, “la granola es una de las principales impostoras de comidas saludables”. Una taza de granola tiene, aproximadamente, 600 calorías, 30 gramos de grasa y 24 gramos de azúcar. Lo mejor es que tengas moderación cuando optes por comer granola, y prefiere siempre las que no contengan azúcar refinada.

7. Embutidos

Si eres vegetariano, no tendrás problema con no elegir embutidos. Pero, “si eres de los que consume carnes, incluso para ti es dañino comer estos alimentos procesados y ultraprocesados”, advierte David L. Katz, Director del Centro de Investigación de Prevención de la Universidad de Yale y Presidente del Colegio Americano de Medicina del Estilo de Vida. Se sabe que hay una conexión entre las carnes procesadas cargadas de sal, azúcar y sustancias químicas, y el riesgo de sufrir enfermedades crónicas. El especialista recomienda que, si comes carne, esta debe ser, en lo posible, pura y orgánica.

8. Ketchup

Quizás te parece inofensivo, pero “dos cucharadas tienen hasta 8 gramos de azúcar y 40 calorías” dice Moskovitz. Considerando que muy pocas personas consumen solo 2 cucharadas de esta salsa, el ketchup puede ser la razón por la que estas consumiendo esas calorías extra. “La mayoría de esas calorías provienen del jarabe de maíz con alto contenido de fructosa, que se ha demostrado que aumenta el apetito y, con el tiempo, conduce a problemas de salud como obesidad y diabetes”, dice la especialista, quien recomienda que, si no puedes vivir sin esta salsa, optes por una natural y sin azúcar ni químicos añadidos.

9. Cereales comerciales 

La mayoría de estos cereales, incluso los que parecen saludables, están llenos de azúcar refinada. Lauren Slayton, fundadora de Foodtrainers, recomienda empezar tu día con proteínas magras, como huevos. “Es la mejor manera de sentirte lleno de energía y saciado hasta las primeras horas de la tarde", dice Slayton.

10 alimentos que debes evitar en tu cocina para cuidar tu salud y la de tu familia

10. Pan de molde

Jim White, propietario de Jim White Fitness and Nutrition Studios, advierte que “el pan blanco ha sido refinado y despojado de su salvado y germen, los elementos del grano que contienen nutrientes beneficiosos. Casi no tiene valor nutricional y se convierte en azúcar una vez que se come. Al igual que el azúcar de mesa, aumenta los niveles de insulina, lo que promueve el almacenamiento de grasa”. Por su parte, Jay Cardiello, entrenador personal de las estrellas, dice que no nos dejemos engañar por la frase: “hecho con granos integrales”. Esta te puede hacer pensar que tu pan es una opción saludable, pero “sólo significa que el pan está hecho de una mezcla de harina integral y alguna otra harina menos nutritiva que no beneficiará tu salud”. Normalmente, el pan de molde está cargado de aditivos, conservantes e ingredientes que permiten que se mantenga intacto durante el mayor tiempo posible, por lo que no es la opción más natural. 

Procura siempre ver las etiquetas nutricionales de los productos que consumes. Opta por lo natural, en vez de lo artificial y comidas que contengan o estén hechas de sustancias que puedan dañar tu salud. 

Fuente:

www.eatthis.com

Anterior
Siguiente »

    Comentarios