10 enfermedades recurrentes en niños y cómo combatirlas

  • hace 1 semana

Los niños son propensos a sufrir algunas enfermedades como el resfrío, las infecciones de oído, infecciones de garganta, infecciones urinarias, neumonía u otras dolencias. En muchos casos, padecer estas enfermedades durante la infancia es normal. Aquí te contamos cuáles son las 10 enfermedades recurrentes en niños, cómo detectarlas y cómo combatirlas.

10 enfermedades recurrentes en niños y cómo combatirlas

1. Resfriado común

Los resfriados son causados por virus en las vías respiratorias superiores. Muchos niños pequeños, especialmente aquellos que se juntan con otros niños en el nido o en los juegos, pueden tener de 6 a 8 resfriados al año. Lo que no es normal es un resfriado con fiebre que dura más de cinco días; dificultad para respirar (más allá de una nariz congestionada) o un resfriado que dura más de 10 días. En estos casos debes consultar con el pediatra.

¿Cuáles son los síntomas?

  • Goteo nasal.
  • Congestión nasal y mucosidad.
  • Estornudos.
  • Tos y dolor de garganta.
  • Dolor de cabeza.
  • Pérdida del apetito y malestar general.
  • Fiebre baja (en algunos casos).

Recuerda que la mucosidad verde en la nariz no significa automáticamente que se necesiten antibióticos. Los antibióticos no son necesarios para tratar el resfriado común. 

¿Qué pueden hacer los padres?

  • Asegúrate que el niño enfermo descanse bastante.
  • Asegúrate que tome bastante agua o caldos.
  • Incluye frutas y verduras en su dieta.
  • No fumes en casa.
  • No mediques al niño sin consultar con un pediatra.
  • Sigue las indicaciones del médico.

2. Crup

Es una infección de las vías respiratorias superiores que causa dificultad respiratoria y tos "perruna". El crup se debe a una inflamación alrededor de las cuerdas vocales, y es común en bebés y niños entre los 3 meses y los 5 años. Algunos pequeños son más propensos a contraer crup y lo pueden padecer varias veces.

¿Cuáles son los síntomas?

  • Congestión.
  • Secreción nasal.
  • Fiebre.
  • Ronquera y tos seca.
  • Dificultad para respirar.

¿Qué pueden hacer los padres?

  • Omite los jarabes para la tos, ya que no llega a la laringe ni a la tráquea.
  • No trates de abrir las vías respiratorias de su hijo con el dedo.
  • Dale al niño un baño con vapor.
  • Acude a un especialista.

3. Infección en el oído

La infección del oído (otitis media) puede darle al niño dos veces al año, desde el nacimiento hasta los tres años. Lo que no es normal es que tenga fiebre y dolor de oído que persisten por más de dos días.

¿Cuáles son los síntomas?

  • Irritabilidad inusual.
  • Dificultad para dormir o permanecer dormido.
  • Tironearse de una o ambas orejas.
  • Fiebre.
  • Supuración de líquido de uno o ambos oídos.
  • Pérdida del equilibrio.
  • Dificultades auditivas.
  • Dolor de oídos.

¿Qué pueden hacer los padres?

  • Acudir al pediatra. Él indicará si es necesario un medicamento con antibióticos orales, gotas para el oído y medicamentos para el dolor.

4. Infección en la garganta

Esta infección puede deberse a una bacteria llamada Estreptococo en la garganta. Lo normal es que el niño la sufra una vez al año. Lo que no es normal es que el niño babee o tenga dificultad para deglutir.

¿Cuáles son los síntomas?

  • Dolor de garganta.
  • Fiebre.
  • Inflamación de los nódulos linfáticos en el cuello.

¿Qué pueden hacer los padres?

  • Es necesario un tratamiento completo para eliminar todas las bacterias estreptococos, por lo que se recomienda ir pronto a un especialista.
  • Asegúrate que tu hijo cumpla bien el tratamiento con antibióticos.

5. Infección en las vías urinarias

Las infecciones de la vejiga, también llamadas infecciones de las vías urinarias, se producen cuando se acumulan bacterias en las vías urinarias. Las IVU se pueden presentar en niños desde la infancia hasta la adolescencia y en la edad adulta. 

¿Cuáles son los síntomas?

  • Dolor o ardor al orinar.
  • Necesidad de orinar con frecuencia o urgencia.
  • Enuresis (mojar la cama) o accidentes en niños que ya dejaron los pañales.
  • Dolor abdominal o dolor en el costado o la espalda.

¿Qué pueden hacer los padres?

  • Acudir al médico, quien necesitará una muestra de orina para hacer una prueba de detección de infección de las vías urinarias antes de determinar un tratamiento.
  • Su médico puede adaptar el tratamiento de acuerdo con la bacteria que se encuentre en la orina de su hijo.

6. Neumonía

La neumonía es una infección pulmonar ocasionada por bacterias, virus u hongos. No es normal que un niño la contraiga dos veces en un año, o tres o más durante la infancia. Si es así, puede ser un signo de una enfermedad como el asma, el reflujo gastroesofágico o incluso la fibrosis quística.

¿Cuáles son los síntomas?

  • Congestión o goteo nasal, dolores de cabeza.
  • Tos fuerte.
  • Fiebre, que puede ser moderada o alta, con escalofríos y sudoración.
  • Respiración rápida, con fosas nasales ensanchadas y tensión de los músculos entre las costillas.
  • Sibilancias.
  • Dolor torácico agudo o punzante que empeora cuando se respira profundamente o se tose.
  • Bajo nivel de energía y malestar (no sentirse bien).
  • Vómitos o falta de apetito.

Los síntomas comunes en niños con infecciones más severas incluyen:

  • Labios y uñas de los dedos azules debido a que hay muy poco oxígeno en la sangre.
  • Confusión o mucha dificultar para despertarse.

¿Qué pueden hacer los padres?

  • Pídale a su pediatra que lo remita a un neumólogo pediátrico. Este especialista puede realizar pruebas de función pulmonar y gammagrafías pulmonares para ayudar a detectar y resolver el problema de tu hijo.

10 enfermedades recurrentes en niños y cómo combatirlas

7. Diarrea

La diarrea es un problema muy frecuente en los niños. El promedio es de uno o dos episodios al año. Hasta tres episodios están dentro del rango normal. Lo que no es normal es una diarrea que dura más de cinco días, ya que se produce deshidratación.

¿Cuáles son los síntomas?

  • Defecación frecuente, blanda o líquida que difiere del patrón normal de un niño. 
  • Las heces blandas o líquidas pueden estar acompañadas de dolor abdominal.
  • Tambien puedes encontrar en las heces mucosidad.

¿Qué pueden hacer los padres?

  • Evita darle al niño jugos de frutas.
  • Ten cuidado con la leche, ya que su sistema gastrointestinal puede estar hipersensible por un tiempo.
  • Manténlo hidratado.

8. Vómitos

El verdadero vómito, por lo general una reacción a una infección, intoxicación alimentaria o estrés, es diferente al vómito diario de un bebé. El sistema gastrointestinal de algunos bebés tarda más tiempo en madurar y experimentan eructos húmedos o reflujo gastroesofágico, lo cual es normal.

Pero si su bebé o niño pequeño vomita después de cada comida, puede tener una condición conocida como estenosis pilórica, un engrosamiento de la válvula entre el estómago y los intestinos que impide que el contenido del estómago se vacíe.

El niño también podría tener el síndrome de vómito cíclico. Esta afección implica vómitos intensos durante varias horas o incluso días, seguidos de semanas o meses sin ellos.

¿Cuáles son los síntomas?

  • A diferencia de una regurgitación, el vómito es expulsar todo o gran parte de lo que se ha ingerido.
  • Si el estómago está vacío, puede expulsar bilis (fluido amarillo verdoso).
  • El vómito puede ir acompañado de dolor abdominal y mareos.

¿Qué pueden hacer los padres?

  • Si su pediatra no puede diagnosticar la causa del vómito de su hijo, considera consultar a un gastroenterólogo pediátrico.

9. Dolor en general

El dolor es un indicador, no una enfermedad. Es una señal del sistema nervioso de que algo no anda bien. Es muy común que las enfermedades tengan como síntoma dolor en la parte afectada.

¿Cuáles son los síntomas?

  • Sensación desagradable, como un pinchazo, hormigueo, picadura, ardor o molestia.
  • El dolor puede ser agudo o sordo.
  • Puede ser intermitente o ser constante. 

Dependiendo del lugar que duela, el médico diagnosticará la enfermedad o condición que ocasiona el dolor.

¿Qué pueden hacer los padres?

  • Los mejores medicamentos para aliviar el dolor de los niños son acetaminofén o ibuprofeno. Sin embargo, no debes medicar a tu hijo sin consultar con un especialista, ya que puede ser alérgico o tener alguna complicación.
  • Habla con un pediatra para determinar la dosis que debe darle a su hijo, ya que depende del peso del niño.

10. Sarpullidos

Los sarpullido son reacciones que pueden aparecer en cualquier parte del cuerpo, siendo las más frecuentes la cara, los brazos, piernas, espalda y abdomen. En bebés pequeños común que se le irrite la piel por diversas razones. Sin embargo, puede ser un síntoma de muchos cuadros clínicos diferentes. Otras causas incluyen sustancias irritantes y alergias.

Es importante saber qué ha causado el sarpullido antes de tratarlo. Para ello, es necesario que lleves a tu pequeño al pediatra. Los tratamientos incluyen humectantes, lociones, baños, cremas con cortisona que alivian la inflamación y antihistamínicos, los cuales alivian la picazón.

¿Cuáles son los síntomas?

  • Área de la piel irritada o inflamada.
  • Picazón o dolor.
  • Color rojizo.
  • Algunos sarpullidos pueden conducir a ampollas o partes de piel en carne viva.

¿Qué pueden hacer los padres?

  • Lo primero que debes hacer es acudir a un especialista para que determine qué ha ocasionado el sarpullido.
  • Trata de recordar qué alimentos ha ingerido el bebé o niño, o qué sustancias han estado en contacto con su piel para que el médico tenga una idea clara a la hora de hacer el diagnóstico.
  • Asegúrate de cumplir el tratamiento al pie de la letra.

Ocasionalmente, las infecciones leves, tanto virales como bacterianas, pueden convertirse en infecciones más graves. Llama al pediatra si la enfermedad de tu hijo parece cambiar, empeora, no desaparece después de unos días o si estás preocupado debido a otro síntoma nuevo que aparezca.

Fuente:

www.healthychildren.org

http://www.papaninja.es

https://medlineplus.gov

Anterior
Siguiente »

    Comentarios