6 remedios caseros para el estreñimiento en niños

  • hace 1 mes

El estreñimiento en bebés y niños es bastante común, ya que los movimientos del intestino y la relajación del esfínter todavía no han madurado lo suficiente. En el caso de los bebés, estos pueden mostrarse incómodos y molestos. Si están en etapa de lactancia materna exclusiva o con fórmula, algunos de estos remedios caseros no son aplicables. Por ejemplo, el agregar alimentos con fibra en su dieta. Sin embargo, a partir de los 2 o 3 años, si tu hijo está estreñido, puedes recurrir a los remedios naturales.

Síntomas del estreñimiento en niños

Algunos de los síntomas de estreñimiento en los niños son:

  • Menos de dos evacuaciones de heces por semana.
  • Heces duras, secas o grumosas.
  • Heces difíciles o dolorosas de evacuar.
  • Sensación de no haber podido evacuar todas las heces.
  • Hinchazón o distensión abdominal.
  • Orinarse durante el día o la noche.
  • Heces en la ropa interior.

Otra señal de que un pequeño está estreñido es cuando cambia de posición para evitar o retrasar la evacuación de heces. Estos movimientos pueden ser: pararse de puntitas y luego balancearse sobre los talones, apretar las nalgas, o moverse de manera inusual, como si estuviera bailando. Es importante detectar si un niño está evitando o retrasando la evacuación de heces, ya que puede desarrollar una retención fecal.

Causas del estreñimiento en niños

Muchas veces, los niños se estriñen porque retienen las heces. Si estas permanecen demasiado tiempo en el colon, el colon absorbe demasiado líquido de las heces. Por ello, las heces se vuelven duras, secas y difíciles de evacuar. Un pequeño puede querer evitar ir al baño por diferentes motivos:

  • Se siente estresado por el entrenamiento para dejar los pañales.
  • Le da vergüenza usar un baño público.
  • No quiere interrumpir el tiempo de juego.
  • Le da miedo tener una evacuación de heces dolorosa o desagradable.

Sin embargo, existen muchas otras causas por las que un pequeño puede estreñirse. Algunas de ellas son:

  • Consumir ciertos medicamentos, como antiácidos que contienen aluminio y calcio, anticolinérgicos y antiespasmódicos, anticonvulsivos, suplementos de hierro, medicina para el dolor o para tratar la depresión. 
  • No consumir suficiente fibra.
  • No beber suficiente agua, líquidos.
  • Deshidratación.
  • Enfermedad celíaca.
  • Enfermedad de Hirschsprung.
  • Hipotiroidismo y otras condiciones médicas que afecten las hormonas.
  • Diabetes y otras enfermedades metabólicas.

6 remedios caseros para el estreñimiento en niños

6 remedios caseros para el estreñimiento en niños

El estreñimiento se puede tratar en casa con algunos remedios naturales. A continuación, te damos algunas recomendaciones.

1. Dale un masaje en la barriga.

Puedes hacerle unos masajes realizando movimientos circulares en su abdomen en el sentido de las agujas del reloj. Esto además, le aliviará si el estreñimiento se acompaña de dolor de barriga o gases.

2. Asegúrate que beba agua.

Es importante que tu pequeño beba la suficiente agua. Puedes darle un vaso de agua tibia en ayunas, lo cual favorece y estimula los intestinos. Recuerda que la deshidratación puede ocasionar estreñimiento.

3. Incluye alimentos con fibra en su dieta.

Procura darle frutas y verduras, y alimentos ricos en fibra, como los cereales integrales. Es mejor evitar comidas pesadas.

4. Zumo de naranja antes del desayuno. 

Darle a tu pequeño el zumo de dos naranjas antes de tomar su desayuno habitual podría ayudarle. También, incluir a primera hora de la mañana frutas, como las frambuesas, uvas, peras, ciruelas o kiwi.

5. Anímalo a realizar ejercicio físico. 

La realización de ejercicio físico ayuda contra el estreñimiento, ya que complementa a los movimientos peristálticos de los intestinos y ayuda a fluir el tránsito intestinal, reduciendo la sequedad y dureza de las deposiciones.

6. Enséñale a tener una rutina de ir al baño.

Puedes enseñarle la postura adecuada de sentarse en el retrete. Además, recuérdale que debe ir siempre que sienta ganas y no seguir jugando o realizando cualquier otra tarea.

Es importante recordar que los patrones de defecación varían de un niño a otro, así como sucede en los adultos. La mayoría de los pequeños evacúan 1 o 2 veces al día, mientras que otros podrían pasar de 2 a 3 días o más antes de defecar normalmente. Si tu hijo va al baño cada 3 días, pero lo hace sin dolor o incomodidad, y sus heces no se ven duras o secas, podría ser normal para él o ella.

Si tu pequeño tiene problemas para ir al baño o sufre de estreñimiento, aun después de haber aplicado todas estas estrategias por algunos días, sería mejor que acudan a un pediatra para diagnosticar la causa. Sin embargo, lo más común es que el intestino del niño se haya vuelto “perezoso”, debido a que no le da importancia a la urgencia de acudir a hacer sus necesidades. Si se acostumbra a responder al llamado natural de su cuerpo, el problema mejorará.

Fuente:

www.guiainfantil.com

www.niddk.nih.gov

www.healthychildren.org

Anterior
Siguiente »

    Comentarios