¿A qué edad y en qué circunstancias hay que llevar a los niños al oftalmólogo?

  • hace 4 semanas

Algunos problemas visuales en los niños pueden pasar desapercibidos por los padres, ya que los síntomas son difíciles de detectar. La salud visual es vital para su desarrollo y aprendizaje. Por ello, es importante estar atentos a las señales y acudir regularmente al oculista para que revise los ojos de nuestros hijos. A continuación, te decimos a qué edad y en qué circunstancias hay que llevar a los niños al oftalmólogo. 

¿A qué edad y en qué circunstancias hay que llevar a los niños al oftalmólogo?

Entre los 3 y 5 años, los ojos de los niños aún están en proceso de maduración. Por ello, la edad ideal para llevarlos al oftalmólogo es a partir de los 5 o 6 años. Cuando el ojo empieza a adquirir su madurez y el pequeño puede llegar a identificar movimientos, leer y facilitar la interpretación de ciertos objetos proyectados, hacer un diagnóstico es más fácil.

Esta edad coincide con el inicio de la educación primaria, en donde la exigencia académica es mayor, por lo que su salud visual es clave a la hora de aprender. Luego de una primera visita al oftalmólogo, lo recomendable es que acudamos al especialista una vez al año para que examine la visión del niño.

¿Cuáles son los síntomas de problemas visuales en los niños?

Debemos llevar a los niños al oftalmólogo si detectamos los siguientes síntomas y señales en los niños:

  • Dolor de cabeza frecuente.
  • Dolor entre los ojos, en las sienes o en la nuca.
  • Guiñar mucho.
  • Frotarse los ojos constantemente.
  • Sensibilidad extrema a la luz (fotofobia).
  • No enfocar bien la mirada.
  • Dificultades para seguir objetos con los ojos.
  • Alineamiento o movimiento anormal de los ojos (a partir de los 6 meses de edad).
  • Enrojecimiento crónico de los ojos.
  • Lagrimeo crónico.
  • Pupila blanca en vez de negra.
  • Incapacidad para ver objetos distantes.
  • Problemas para leer de lejos.
  • Cruzar los ojos (o ponerlos bizcos).
  • Dificultades para leer.
  • Sentarse demasiado cerca del televisor.

Estos son solo algunos indicios de que un niño puede tener problemas en la vista. Si detectas cualquier problema ocular en tu pequeño, llévalo de inmediato a un oculista para que lo evalúe y determine un tratamiento, de ser necesario.

¿A qué edad y en qué circunstancias hay que llevar a los niños al oftalmólogo?

¿Cómo prevenir los problemas visuales en los niños?

La alimentación saludable y balanceada es clave para la buena salud en general. Debemos asegurarnos de que nuestros hijos estén recibiendo todos los nutrientes, vitaminas y minerales necesarios para su óptimo desarrollo. Sin embargo, también podemos prevenir los problemas visuales en los niños con las siguientes recomendaciones:

  • Descansar la vista: Cuando estudien, lean o estén enfocando su vista durante mucho tiempo a un mismo objeto, aconséjale hacer una pausa para descansar la vista. Lo ideal es que este descanso sea cada 20 minutos, aproximadamente. De esta manera, evitará la fatiga ocular.
  • Cuidado con las pantallas: Con los juegos en línea, los videojuegos y las clases virtuales, los niños están pasando mucho tiempo frente a la computadora, televisión, tablet, celular, etc. En este caso, también es necesario hacer pausas y mantener una distancia visual cuando estén usando los dispositivos. Lo ideal es limitar el uso de pantallas a lo mínimo necesario.
  • Iluminación adecuada: Una buena iluminación es esencial para evitar forzar la vista y provocar (o empeorar) problemas de visión.
  • Visitas periódicas al oftalmólogo: Si tu pequeño no presenta señales de problemas en sus ojos, las visitas podrían ser anuales, con el fin de revisar su salud visual y descartar cualquier anomalía. Sin embargo, si el niño tiene síntomas (como los mencionados anteriormente) o tienes sospechas de algún problema, es necesario acudir a un especialista lo antes posible.

Los problemas visuales en los niños pueden dificultar su aprendizaje en el colegio, afectando sus resultados en ciertas áreas académicas. Es importante que los padres y cuidadores de niños estemos atentos a la salud visual de los pequeños, ya que si no se detecta a tiempo el problema, pueden producirse daños irreversibles. Recuerda que la mejor solución es la prevención, por lo que es importante llevar a tu hijo al oftalmólogo, por lo menos, una vez al año.

Fuente:

www.guiainfantil.com

https://kidshealth.org

Anterior
Siguiente »

    Comentarios