Mi hijo me pega cuando se molesta, ¿qué debo hacer?

  • hace 3 semanas

Ser agredido o insultado por tu hijo puede ser muy frustrante y hasta vergonzoso si ocurre frente a otras personas. Algunos padres pueden desesperarse, preocuparse y sentirse culpables al no saber qué ocurre con su pequeño y porqué se comporta así.

La mayoría de los niños le han pegado a alguien alguna vez, pero es la forma en la que el padre responde a esa actitud agresiva la que influirá en que el niño lo vuelva a hacer o no. Para guiarte, te damos algunas pautas de lo que debes hacer en el momento que tu hijo te pegue o insulte.

Mi hijo me pega cuando se molesta, ¿qué debo hacer?

Estas actitudes agresivas suelen suceder en medio de una pataleta. El niño intenta empujar o golpear al adulto; incluso, hablando con insultos o palabras hirientes. Son situaciones delicadas, en las que muchos no entienden el comportamiento de su hijo.

Entonces, ¿qué lleva a un niño a agredir e insultar a sus padres? Al margen de aquellos casos en que la razón es biológica y está asociada a algún trastorno, las estadísticas muestran que estos niños no tienen unos padres muy autoritarios, tampoco provienen de familias separadas o de aquellas con un nivel socioeconómico bajo.

El problema principal es la falta de límites y normas en la educación del pequeño. Los niños que actúan con agresividad y rabietas reciben una educación demasiado permisiva, en la que mantienen una jerarquía de igual a igual con sus padres. Son niños mandones y tiranos, con muy poca tolerancia a la frustración, no aceptan un no por respuesta y son impulsivos.

Qué hacer si tu hijo te pega o insulta

Los padre deben mantener la calma cuando su hijo les agrede, aunque sea difícil. En el momento en que la mala conducta se presenta, es muy poco lo que puedes hacer. No puedes razonar con él, pero tampoco puedes golpearlo, gritarle o castigarlo. Eso solamente empeoraría la situación. Además, si tú también gritas o pegas, le estarás enseñando a tu hijo que éstas son conductas aceptables.

Las conductas agresivas que un niño desarrolla a temprana edad suelen permanecer cuando son mayores. Para frenar este comportamiento, aplica lo siguiente:

 

1. No trates de razonar cuando está en plena pataleta.

Durante una fuerte rabieta, no podrás dialogar razonablemente con tu hijo. En esos momentos, procura que no se haga daño a sí mismo, a otros niños o a ti. Espera que pase la pataleta y que se relaje para hacerle entender por qué no está bien lo que hizo.

Mi hijo me pega cuando se molesta

2. No reacciones con violencia.

Si gritas, insultas o le pegas a tu hijo, él imitará ese comportamiento violento. Asumirán que ese trato es algo normal. Debes dar el ejemplo.

 

3. Controla su impulsividad.

Debes establecer consecuencias para que el niño entienda cuándo no actuó bien. Incluso, puedes enseñarle a seguir instrucciones paso a paso, haciendo juegos o recetas de cocina, para que aprenda a auto-controlarse.

4. Enséñale a ser empático.

Enseñarle a ponerse en el lugar del otro. Esto es básico para que controle esa agresividad y deje esa actitud hiriente hacia los demás. Puedes decirle que hará sentir mal a la otra persona con ese tipo de comportamiento, que no haga lo que no quisiera que le hagan a él.

5. Establece límites y reglas.

No hace falta poner mil reglas, pero sí establecer unas básicas que el niño pueda comprender y que tenga que respetar. En vez de decirle “¡pórtate bien!”, es mejor que le expliques qué esperas de él y cómo debe de comportarse.

6. Estimula el vínculo.

Hazle entender cuánto lo quieres, participa de sus pasatiempos, habla con él, muéstrale afecto. También es muy importante que fomentes su inteligencia emocional y el apego.

Recuerda que, cuando se trata de educar, debes dar el ejemplo. Procura que tus actitudes frente a tu hijo no sean impulsivas ni agresivas. De todas formas, si crees que la situación se escapa de tus manos, acude a un especialista. 

Fuente:

www.guiainfantil.com

Anterior
Siguiente »

    Comentarios