¿Por qué es necesario curar las caries en los dientes de leche?

  • hace 2 meses

Las caries en los niños son bastante comunes, ya sea en los dientes de leche o en los permanentes. Cuando aparecen en los de leche, muchos padres pueden pensar que no es de mayor importancia, pues de todas formas se van a caer. Sin embargo, el cuidado de la dentadura de los niños en toda etapa de su vida es muy importante para su salud. 

Unos dientes de leche saludables ayudan a que las piezas definitivas erupcionen correctamente y en el lugar adecuado. Por ello, es crucial prevenir las caries y curarlas a tiempo.

¿Qué son las caries y cómo se producen?

La caries es el daño en la superficie o esmalte de un diente, y se manifiestan como huecos en el diente. Ocurre cuando bacterias en la boca descomponen los azúcares de los alimentos y los convierten en ácidos que atacan el esmalte dental. Si las caries no son tratadas, pueden causar dolor, infección e incluso pérdida de dientes

¿Por qué es necesario curar las caries en los dientes de leche?

Mantener una correcta higiene en los dientes de leche es igual de importante que curar las caries que puedan aparecer en ellos. Las caries en estos dientes temporales son muy agresivas, se producen con mucha rapidez y pueden provocar graves consecuencias en los dientes permanentes

Si las caries no se tratan a tiempo, la infección puede llegar a la pulpa (el nervio del diente) o fracturar el cuello dentario (la parte del diente colindante a la encía). Esto causa mucho dolor y puede provocar la pérdida de piezas dentales, en los casos más avanzados.

Es necesario curar las caries en los dientes de leche, ya que las principales consecuencias de no hacerlo son:

  • Dolor intenso y agudo, sobre todo, si ha llegado a producir infección en la zona.
  • Problemas en el desarrollo de los niños, ya que el dolor puede impedir que coman y mastiquen adecuadamente.
  • Pérdida de piezas dentales. Si los dientes de leche se caen antes de tiempo, pueden causar problemas de espacio entre los dientes definitivos, provocando problemas de alineación. Esto se debe a que los dientes de leche sirven de guía para mantener el espacio necesario donde tienen que erupcionar los permanentes.
  • Daños en los dientes definitivos. Si los de leche se han visto afectados por la caries, los permanentes se pueden volver más propensos y sensibles a sufrir lesiones, manchas o malformaciones.

¿Cómo prevenir las caries en los dientes de leche?

Para prevenir las caries en los dientes temporales (y en los permanentes) hay que cuidar la salud bucal. Es decir, darle mucha importancia a la limpieza total de los dientes, encías, lengua y toda el área de la boca.

Algunos hábitos de higiene bucodental que debemos promover en los pequeños son:

  • Una buena dieta: opta por alimentos ricos en fibra y crudos, como las zanahorias o las manzanas. Masticar este tipo de alimentos ayuda a aumentar la secreción de saliva, la cual juega un papel fundamental para mantener los dientes limpios.
  • No añadir azúcar, miel u otro tipo de dulce al biberón ni al chupón: evita que tu bebé se duerma succionando el biberón o el pecho, ya que los azúcares que se adhieren pueden convertirse en bacterias y desmineralizar el esmalte dental. 
  • Reducir el consumo de golosinas: los dulces y productos azucarados aumentan las probabilidades de sufrir caries. Los menores de 2 años no deben consumir golosinas.
  • Higiene dental adecuada: incluso antes de que erupcionen los primeros dientes, debes limpiar las encías del bebé, al menos, una vez al día. Cuando el niño ya tiene 1 año o 2, debe lavarse los dientes, por lo menos, 2 veces al día o después de las comidas. Anímalo a lavarse solo, pero aún así lávale de nuevo, para asegurarte de que estén bien limpios.
  • Visitar al odontopediatra: lo recomendable es llevar a los pequeños al odontopediatra a partir de que le sale su primer diente. Luego, lo ideal es llevarlo a una revisión cada 6 meses o una vez al año. 

Es importante enseñar a los niños desde pequeños la importancia de mantener una buena higiene dental y un cepillado diario. Este debe realizarse, por lo menos, dos veces al día, sobre todo, antes de irse a la cama y, siempre que sea posible, después de comer algún alimento. El uso de hilo dental y enjuague bucal también son necesarios y pueden ser de mucha ayuda.

La mejor forma de evitar que salgan caries en los dientes de leche de los niños es asegurar una correcta limpieza bucodental. Para orientarte, puedes consultar al odontopediatra o dentista infantil. De igual manera, debes llevar a tu niño o niña a sus revisiones regulares con el especialista. Solo así, se podrán detectar las caries a tiempo y curarlas sin problemas. 

Fuente:

www.healthychildren.org

www.vitaldent.com

Anterior
Siguiente »

    Comentarios