Vacunas: 7 consejos para ayudar a los niños a manejar el dolor de las inyecciones

  • hace 1 mes

Los niños suelen asustarse con las vacunas e inyecciones, ya sea porque les ocasionan dolor o por el simple hecho de saber que los van a pinchar con una aguja en la piel. Al ver el nerviosismo de sus hijos, los padres también pueden alterarse, más aun cuando se administran más de una vacuna a la vez. Por esta razón, te damos 7 consejos para ayudar a los niños a manejar el dolor de las inyecciones.

Vacunas: 7 consejos para ayudar a los niños a manejar el dolor de las inyecciones

Lo primero que debes hacer es comunicarle a tu pequeño lo que va a pasar y explicarle por qué es tan importante vacunarse. No importa la edad que tenga. Sé honesto y demuéstrale que te preocupas por él y sus sentimientos. Lo que nunca debes hacer es describir las inyecciones como un castigo o amenaza. Esto empeorará el concepto que tiene el niño de las vacunas y le puede generar un trauma.

Procura estar con tu pequeño en el momento de la inyección para reducir su nerviosismo. Luego, puedes hacer lo siguiente:

1. Dale de lactar.

Si aún estás amamantando a tu hijo, la OMS recomienda darle de lactar durante la vacunación o inmediatamente después, ya que genera un efecto calmante en los bebés. Si esto no es posible, puedes darle su mamadera o colocar un poco de azúcar en su lengua o en su chupón. Esto a menudo puede calmar su inquietud.

2. Cárgalo o abrázalo.

Si lo anterior no funcionó, también pueden intentar cargarlo y mecerlo para disminuir su llanto. Sostener a tu hijo pegado en tu pecho o en tu regazo puede ayudar a calmarlo. Si el niño es mayor, abrázalo para reconfortarlo cuando se le administre la inyección.

3. Coloca al niño en posición vertical.

Esto le ofrece una sensación de control y puede disminuir el miedo en el pequeño. Trata de no hacerlo con mucha fuerza, porque se puede incomodar y estresar más.

4. Distráelo.

Distraer a los niños durante y después de cada inyección puede funcionar. Ten un juguete (mejor si es musical) a la mano para desviar su atención. También puedes soplar suavemente en su rostro o cantarle una canción.

Vacunas: 7 consejos para ayudar a los niños a manejar el dolor de las inyecciones

5. Evita vestirlo con ropa gruesa o ajustada.

Recuerda que, a la hora de la inyección, uno de los brazos debe estar descubierto y que algunas vacunas se aplican en los muslos de los bebés, por lo que la ropa ligera y fácil de quitar y poner es fundamental.

6. No trates de apurar el proceso.

No debes poner más presión sobre el niño en esta situación ni generarle más estrés y ansiedad. Si estás apurado, no lo demuestres. Dale tiempo al proceso. El niño está nervioso y apurarlo o (peor aún) amenazarlo será contraproducente.

7. Mantén la calma y pide ayuda.

Es importante que acompañes a tu hijo durante la vacunación, pero si no vas a darle la tranquilidad que necesita, mejor que lo acompañe otra persona. Muchos padres pueden ponerse muy nerviosos cuando le ponen inyecciones a sus hijos. Si es tu caso, pide ayuda a un familiar que pueda estar con el niño o que esté a tu lado durante el proceso.

Recuerda que algunas vacunas pueden causar fiebre. Esto es normal. Probablemente, el médico te recete algo para bajarla, como paracetamol (en gotas, y la cantidad será dependiendo de la edad del niño).

Las vacunas protegen a los niños de contraer ciertas enfermedades graves. El pinchazo de la inyección no es nada, en comparación con ellas. Comunícale eso a tu hijo. Explícale la importancia de vacunarse para que entienda mejor la situación y la vea como algo positivo.

Fuente:

www.healthychildren.org

Anterior
Siguiente »

    Comentarios