5 consejos para prevenir enfermedades renales en niños

  • hace 4 días

¿Sabías que la función principal de los riñones es eliminar los desperdicios de la sangre y el exceso de agua en forma de orina? La salud renal es vital para mantener un equilibrio saludable en el cuerpo. Saber detectar a tiempo un daño en los riñones o, mejor aún, saber prevenir enfermedades renales en niños es muy importante, sobre todo, a edades tempranas. 

En este artículo, te dejamos algunos consejos de prevención que es necesario considerar si tenemos pequeños en casa. 

La importancia de mantener los riñones sanos

Los riñones son dos órganos en forma de frijol ubicados justo debajo de la caja torácica (costillas), uno a cada lado de la columna vertebral. En su estado saludable, filtran alrededor de media taza de sangre por minuto, eliminando los desechos y el exceso de agua a través de la orina.

Estos órganos también mantienen un equilibrio saludable de sales y minerales (como sodio, calcio, fósforo y potasio) en la sangre. Sin este equilibrio, es posible que los nervios, los músculos y otros tejidos en el cuerpo no funcionen normalmente.

Por otro lado, los riñones también liberan hormonas que ayudan a:

  • Controlar la presión arterial
  • Producir glóbulos rojos
  • Mantener los huesos fuertes y saludables

La orina fluye de los riñones a la vejiga a través de dos tubos musculares delgados llamados uréteres, uno a cada lado de la vejiga, la cual almacena la orina. Los riñones, los uréteres y la vejiga son parte del tracto urinario.

6 consejos para prevenir enfermedades renales en niños

Al mantener los riñones sanos desde la infancia, prevenimos que en un futuro nuestros hijos sufran enfermedades renales y otros problemas de salud relacionados.

Causas y síntomas de las enfermedades renales en niños

En los niños, las causas de la enfermedad renal son diferentes que en los adultos. En el caso de los pequeños, las más frecuentes son:

  • Los defectos renales congénitos
  • Las enfermedades genéticas
  • Las infecciones renales
  • El síndrome nefrótico
  • Las enfermedades sistémicas
  • Los traumatismos o daños renales
  • Los problemas del aparato urinario

Además de las causas, es necesario conocer los factores de riesgo para desarrollar enfermedad renal. La obesidad infantil es uno de ellos. Esta acumulación anormal o excesiva de grasa a tan corta edad está asociada a la diabetes y a la hipertensión arterial, teniendo una repercusión renal y sistémica al provocar un mayor trabajo a los riñones por el aumento excesivo de peso, causando daño y, posteriormente, insuficiencia renal. 

La insuficiencia renal significa que los riñones ya no funcionan lo suficientemente bien como para realizar sus funciones y, como resultado, se presentan otros problemas de salud. A medida que la función renal disminuye, el niño podría:

  • Presentar hinchazón, generalmente, en las piernas, los pies o los tobillos
  • Tener dolores de cabeza
  • Sentir picazón
  • Sentir cansancio durante el día y tener dificultad para dormir por la noche
  • Sentirse mal del estómago, perder el sentido del gusto, sentirse inapetente o perder peso
  • Producir poca o nada de orina
  • Sentir calambres musculares, debilidad o entumecimiento
  • Sentir dolor, rigidez o líquido en las articulaciones
  • Sentir confusión, tener problemas de concentración o con la memoria

Otros síntomas que se pueden presentar con la enfermedad renal en niños son:

  • Fiebre recurrente
  • Ardor o irritabilidad al orinar
  • Bajo peso y talla ( el retraso en el crecimiento es uno de los mayores problemas de los niños con insuficiencia renal crónica)
  • Edemas

Seguir el plan de tratamiento indicado por el médico, pediatra o nefrólogo infantil puede ayudar a evitar o tratar la mayoría de estos síntomas.

6 consejos para prevenir enfermedades renales en niños

5 consejos para prevenir enfermedades renales en niños

La prevención tiene un papel importante en la aparición de las enfermedades renales, cuando estas no son congénitas. Algunas recomendaciones importantes para prevenirlas en los niños son las siguientes:

1. Promover la actividad física

Los pequeños deben mantenerse activos. Hay que evitar que pasen horas sentados en el sofá jugando videojuegos o viendo la televisión. Lo ideal es que los niños realicen entre 30 y 60 minutos diarios de actividad física: salir al parque, correr, jugar pelota, bailar o su deporte favorito.

2. Acudir al pediatra para sus controles periódicos 

No hay que esperar a que nuestros hijos se enfermen para llevarlos al médico. Siempre es bueno llevarlos a sus controles con el pediatra para asegurarnos de que están sanos. El médico debe realizar un examen completo de control para verificar el crecimiento y desarrollo, con el fin de encontrar o prevenir problemas de salud. Lo recomendable es tener un control anual a partir de los 3 años de edad.

3. Promover una alimentación saludable 

Hay que reducir las comidas chatarra y las golosinas. Es necesario evitar su consumo en exceso, ya que estas comidas aportan calorías vacías (sin nutrientes), altas cantidades de sodio, conservantes, grasas saturadas. Lo mejor es incluir en la dieta de los pequeños alimentos naturales y que sean beneficiosos para la salud renal, como los arándanos, la beterraga, el apio, los cereales integrales, las fresas, la cebolla, sandía, piña, papa, entre otros. Procuremos promover el consumo de frutas y verduras en casa.

Asimismo, las comidas deben ser siempre a la misma hora. Hay que evitar comer entre comidas y a deshoras. Si todos en casa mejoran sus hábitos alimenticios, es más fácil que los más pequeños sigan el ejemplo.

4. Evitar el consumo excesivo de sal

La función de filtrado del riñón en los niños puede verse afectada por el exceso de sal. El consumo excesivo de este mineral es un importante factor que predispone la formación de cálculos renales, provocando cicatrices en el riñón y limitando su función. Esto, a la larga, favorece el desarrollo de hipertensión arterial.

5. Beber agua

Mantener una correcta hidratación es crucial para conservar la salud y evitar enfermedades renales. Debido a que los riñones son los encargados de filtrar la sangre y eliminar los desechos que genera el cuerpo por medio de la orina, es importante asegurarnos de que los niños beban una adecuada cantidad de agua pura al día.

Ten en cuenta estos importantes consejos para prevenir enfermedades renales en niños. Aún así, recuerda llevar a tus pequeños a sus respectivos controles con el pediatra. De este modo, el especialista puede identificar signos y síntomas de manera temprana y no cuando el daño renal está avanzado.

Fuente:

www.niddk.nih.gov

https://hospitalrobertogilbert.med.ec

Anterior

    Comentarios