¿Cómo hablar sobre sexualidad con los hijos y por qué es tan importante?

  • hace 1 semana

Uno de los desafíos que conlleva la crianza es acompañar a nuestros hijos e hijas en el proceso de autoconocimiento y descubrimiento del mundo que son y que les rodea, así como de su propia individualidad. Un tema importante que debemos tener en cuenta es la sexualidad. Este puede ser un tema complicado de hablar con los niños y niñas, pero es muy necesario hacerlo. Para ello, te contamos cómo hablar sobre sexualidad con los hijos, y por qué es tan importante hacerlo de la forma correcta.

¿Qué es la sexualidad?

La sexualidad es una parte normal, saludable y natural de la identidad de cada persona, en cada etapa de su vida. No sólo incluye el comportamiento sexual, también incluye el género, los cuerpos y cómo funcionan, y nuestros valores, actitudes, conocimientos y sentimientos de la vida, el amor y la gente en nuestras vidas.

En este sentido, la sexualidad:

  • Abarca quiénes somos como hombres y mujeres. 
  • Cambia y crece a lo largo de nuestras vidas. 
  • Incluye comportamientos sexuales, las relaciones sexuales y la intimidad.
  • Incluye la forma de cómo elegimos expresarnos, incluyendo la forma en que hablamos, vestimos y nos relacionamos con los demás.
  • Incluye la orientación sexual (heterosexual, homosexual, bisexual, etc), valores, creencias y actitudes. 
  • Abarca los cambios que pasan en nuestros cuerpos en las etapas de la vida, como la pubertad, el embarazo o la menopausia. 
  • Abarca el cómo elegimos tener hijos, así como el tipo de amigos y parejas que tenemos.
  • Incluye el cómo nos sentimos con respecto a nosotros mismos, quiénes somos como personas y la forma en la que tratamos a los demás.

Un individuo aprende sobre su sexualidad desde el día en que nace. Por ello, es importante dejar que los niños y niñas se sientan bien acerca de su sexualidad desde el principio, y darles la información y la confianza para poder hacer preguntas en el futuro. 

¿Qué tipo de información deberíamos darles en cada etapa de su crecimiento?

A partir de que el niño o niña maneja el lenguaje, podemos comenzar a hablarle de sexo.

  • A los 3 años: Podemos hablar de sus genitales y sus nombres reales (vagina y pene), de que nadie se los tiene por qué tocar, que son una parte de su cuerpo que solamente le corresponde a ellos o a ellas.
  • A los 8 años: Podemos hablar del cuidado del propio cuerpo y de preservar su intimidad. Por ejemplo, cuando se termina de bañar, no tiene que pasearse desnudo por la casa.
  • A los 11 años: A esta edad, se empieza a anticipar cómo es el desarrollo y la aparición de las primeras vellosidades y de otras situaciones, como las poluciones nocturnas (eyaculación involuntaria) y la menstruación. Es mejor hablar de estos temas antes de que llegue el momento, ya que así se les prepara para vivirlo de una manera lo más natural posible.
  • A los 14 años: A esta edad, es importante empezar a hablar sobre el encuentro sexual. Con ello, se busca favorecer espacios de diálogo donde se escucha al otro, y no solo se da información. En esta etapa, también es importante darles información de los métodos anticonceptivos y su importancia, las enfermedades de transmisión sexual, y la necesidad de uso de preservativo.

Las dudas y preguntas pueden surgir a cualquier edad. Es normal. La educación sexual es una enseñanza y un proceso de aprendizaje de una amplia variedad de temas relacionados con el sexo y la sexualidad. Puede darse en las escuelas, en lugares comunitarios, o por Internet. Sin embargo, es importante que los padres jueguen un rol central y activo en proveer educación sexual, con información de calidad y de fuentes responsables. La idea es evitar que los niños se informen mal por otros lados, que no necesariamente velan por su salud y seguridad.

¿Cómo hablar sobre sexualidad con los hijos y por qué es tan importante?

¿Cómo hablar sobre sexualidad con los hijos e hijas?

Según la psicóloga y sexóloga clínica Nayara Malnero, existen 6 claves para hablar de sexualidad con nuestros hijos e hijas. Estas son:

1. No evadas ninguna pregunta

Si evadimos las preguntas que nos hacen nuestros hijos sobre sexualidad, les podemos dar a entender que ese tema no se toca, que no se habla y que es incómodo. Puede que se trate de preguntas complicadas, por ello es necesario que los padres estemos preparados e informados. La sexualidad es parte de la naturaleza del ser humano, por lo que debemos tratarlo de una forma natural.

2. No mientas

Olvídate del cuento de la cigüeña, la abejita o cualquier otra historia que se inventó para hablar de sexualidad o de sexo. Los padres debemos perder la vergüenza e informar con la verdad. Con información verdadera, los niños estarán más empoderados en el tema. 

3. Responde a lo que preguntan, pero cuestiona un poco más

La psicóloga sostiene que hay que responder a lo que ellos nos preguntan, pero mejor si podemos indagar un poquito más. Por ejemplo, si tu hijo de 5 años te pregunta qué es un preservativo, podrás preguntarle: “¿dónde has escuchado eso?”. Las preguntas nos sirven para ganar tiempo, pero también para saber qué saben ellos y de dónde adquieren esa información.

4. Háblales de los riesgos, pero sin asustarlos

Menciona los riesgos (porque los hay) a los que pueden estar expuestos, pero desde una perspectiva positiva, sin inculcar miedo. Dales la información necesaria para saber detectar una situación peligrosa.

5. Si no sabes qué responder, investiga

Quizá, los mismos padres no estemos al tanto de todo lo que se habla sobre sexualidad entre los niños, niñas y adolescentes. En estos casos, la psicóloga recomienda que investiguemos junto con nuestros hijos y que busquemos en fuentes responsables la explicación a esa pregunta. Lo mismo si nos da vergüenza responder y no sabemos qué palabras utilizar. 

La sexóloga recomienda que admitamos cuando tengamos vergüenza o cuando no sepamos algo. Digámosle a los niños que no sabemos la respuesta o que nos da vergüenza, porque nuestros padres no nos hablaron de eso, pero que juntos podemos informarnos.

6. Tengamos la iniciativa

No tenemos que esperar a que los niños vengan con sus preguntas. Los padres podemos aprovechar muchos momentos para soltar comentarios o mensajes que queremos que escuchen, sobre alguna canción, alguna película o una publicidad. “Cualquier excusa es buena para que escuchen esos comentarios”, señala la especialista.

¿Por qué es importante hablar sobre sexualidad con los hijos e hijas?

La sexualidad es una parte inherente del ser humano, y va a llegar un momento determinado (sobre todo en la adolescencia) en la cual surgirán preguntas y la misma naturaleza del cuerpo (impulsado por las hormonas) querrá saciar su curiosidad. Es un proceso natural al que cada uno llega y lo ideal es que se lleve con el acompañamiento de los padres.

Si el niño o niña no recibe un acompañamiento satisfactorio en este tema, su curiosidad y su impulso será muy grande, y buscarán información por cualquier otra vía. Y lo harán, por mucho que procuremos controlar todos los canales de acceso.

Entonces, ¿no es mejor que su fuente de información sean los padres y quienes queremos lo mejor para ellos? Cuando tu hijo o hija recurra a ti con dudas, atiéndele. Mejor aún, toma la iniciativa y empieza a hablar del tema con naturalidad y con la verdad. Si un niño no escucha a sus padres hablar de un tema, es poco probable que los busquen a ellos para aclarar sus dudas. Por el contrario, acudirán a otras fuentes de información: su círculo de amigos frecuentes o al Internet. 

Hablar con nuestros hijos sobre sexualidad trae muchos beneficios, entre los cuales están los siguientes:

  • Convertimos el tema en algo natural.
  • Generamos un espacio de confianza, en donde nuestros hijos e hijas puedan venir a contarnos sus preocupaciones, dudas y descubrimientos. 
  • Tendrán más seguridad al momento de decidir qué hacer, no solo a la hora del acto sexual, sino para detectar cualquier tipo de acoso sexual.
  • Recurren a los padres para buscar información y se evita (en lo posible) que busquen en fuentes inadecuadas.
  • Crecerán teniendo un concepto de la sexualidad completo y correcto, en lo que respecta a la igualdad de género.
  • Evitamos que crezcan reprimiendo una parte de su instinto natural sin entenderse, ni conocerse, ni saber compartirlo como les gustaría que fuera.

La salud sexual y reproductiva es un derecho de todos los seres humanos, y los padres tenemos el deber de brindarle a nuestros hijos la educación sexual adecuada. Esto no significa que tengamos que explicar asuntos complejos sobre relaciones sexuales, sino más bien hablar de sentimientos, de respeto al otro y a nosotros mismos, de relaciones personales, de cuerpos. Hablar sobre sexualidad con los hijos e hijas, desde que son pequeños y con naturalidad, los hará personas más responsables.

Fuente:

www.plannedparenthood.org

https://educarestodo.com

www.clarin.com

Anterior
Siguiente »

    Comentarios