5 remedios caseros para bajar la fiebre en niños

  • hace 2 semanas

Los episodios de fiebre son muy frecuentes en los niños, y es algo que a muchos padres nos puede preocupar. Sin embargo, este aumento en la temperatura corporal es positivo y necesario. De hecho, es un indicador de que algo pasa en nuestro cuerpo y que nuestro sistema de defensa (sistema inmunológico) está reaccionando. Podría deberse a una posible infección, enfermedad viral, una vacuna o al exceso de ropa del pequeño. Sea cual fuere la causa, existen algunos remedios caseros para bajar la fiebre en los niños que puedes aplicar si lo crees conveniente.

5 remedios caseros para bajar la fiebre en los niños

Si bien la fiebre no es una enfermedad en sí, sino más bien una “señal de alerta”, debemos estar atentos a otros síntomas que nuestros hijos puedan presentar y consultar con el pediatra, para que nos dé un diagnóstico. Nota si tu pequeño está decaído, deshidratado, confundido, rechaza los líquidos y si su temperatura sube a más de 38,5º grados. Si es así, habría que empezar a tratar esa fiebre. Por el contrario, si se le ve bien, juega y no parece afectado, serán innecesarios los medicamentos para la fiebre aunque la tenga. Solo si el malestar está afectando al pequeño, podríamos tomar acción para manejar la fiebre. 

En el caso de que a tu pequeño le dé fiebre (a mitad de la noche, por ejemplo) y no tengas cómo consultarlo con un médico, puedes intentar estos remedios caseros para tratarla, antes de recurrir a los medicamentos que el pediatra del niño le pueda prescribir.

1. Quítale algo de ropa.

Quizá, tu hijo está muy abrigado, por lo que quitarle algunas prendas puede ayudar a bajar la temperatura de su cuerpo o a evitar que suba más. Vístelo con algo ligero, preferiblemente de algodón. Si es un bebé, el pañal será suficiente.

2. Manténlo en una habitación ventilada, pero sin corriente de aire. 

Lo ideal es que la habitación esté a unos 21 grados, aproximadamente. Pero, ojo, no debe haber corrientes de aire.

3. No es recomendable el uso de paños húmedos, friegas de alcohol, duchas o baños para bajar la fiebre.

Estos remedios antiguos ya no se aconsejan, debido a que al niño le puede bajar la temperatura muy bruscamente, lo que puede ser peligroso y crear un efecto rebote.

4. Asegúrate de mantenerlo hidratado.

El pequeño con fiebre debe tomar suficientes líquidos, para compensar las pérdidas generadas por el sudor y evitar su deshidratación. Lo mejor es que, a lo largo del día, beba agua pura, zumos de frutas naturales, caldos ligeros y sopas.

5 remedios caseros para bajar la fiebre en niños

5. Usa los medicamentos para la fiebre solo cuando sea necesario.

Se recomienda tomar estos medicamentos solo si la fiebre viene acompañada de dolor o malestar. Estos suelen ser ibuprofeno o paracetamol (nunca aspirina), y se desaconseja alternar uno y otro.

Cuándo debemos preocuparnos ante un episodio de fiebre en niños

Se considera que un niño tiene fiebre cuando la temperatura tomada en la axila está por encima de los 37,1ºC. Hasta los 38,1ºC hablamos de febrícula, si alcanza los 38,5ºC es fiebre leve, hasta los 39º C es moderada y por encima de 39º, es alta.

Existen muchos mitos sobre las consecuencias que la fiebre puede generar en los niños, como sordera, daño cerebral, ceguera o, incluso, la muerte. Sin embargo, la fiebre por sí sola no provoca nada de esto. Por ello, según explica la Asociación Española de Pediatría de Atención Primaria, es importante que los padres vigilemos si se produce un empeoramiento en el estado de nuestros hijos. Podría ser que estemos ante una situación más complicada que un episodio de fiebre. Consulta con su pediatra, si notas en el pequeño lo siguiente:

  • Se producen manchitas de color oscuro, rojo o morado, que no desaparecen al estira la piel de alrededor.
  • Decaimiento, irritabilidad o llanto excesivo difícil de calmar.
  • Rigidez en el cuello.
  • Convulsión o pérdida del conocimiento. 
  • Dificultad para respirar (respiración muy rápida y agitada, se oyen silbidos cuando respira, marca las costillas y hunde el esternón).
  • Vómitos o diarrea persistentes (o muy abundantes) que causan deshidratación (ojos hundidos, lengua seca, ausencia de saliva).
  • Si no orina u orina poco.
  • Cuando la fiebre dura más de 2 ó 3 días.
  • En bebés menores de 3 meses que presentan fiebre de cualquier grado, hay que ir a un centro de salud sí o sí lo antes posible. Todavía son muy pequeños y su sistema inmune está muy poco maduro, por lo que pueden correr el riesgo de que la infección (si la hubiera) se propague rápidamente.

Durante la infancia, la fiebre suele aparecer por diversos motivos. Lo importante es mantener la calma y actuar con tranquilidad. Ahora, si tu hijo tiene una fiebre muy alta y no se encuentra bien, incluso después de haber aplicado estos remedios caseros, es mejor acudir a un centro de salud. Recuerda que la fiebre indica que algo está pasando, por lo que un especialista debe examinar al niño para encontrar la causa del aumento de la temperatura. 

Fuente:

www.guiainfantil.com

Anterior
Siguiente »

    Comentarios