Hot dogs, ricos y prácticos: ¿Son buenos para nuestros hijos?

  • hace 1 mes

Las salchichas o “hot dogs” son un producto seguro para el consumo, pero eso no significa que sea saludable. Los insumos y aditivos que contienen las salchichas comerciales hacen de este un producto que no debe incluirse en la dieta diaria de los niños (ni adultos). Por más que sean ricos y prácticos, solo hay que consumirlos ocasionalmente, ya que no son nutritivos. De hecho, pueden llegar a ser perjudiciales para la salud. A continuación, te explicamos porqué.

Hot dogs, ricos y prácticos: ¿Son buenos para nuestros hijos?

El ajetreo de la vida diaria puede hacer que, de vez en cuando, recurramos a las comidas rápidas para llenar nuestros estómagos y la de nuestros pequeños. En algunos casos, estas comidas son las favoritas de los niños, por lo que hay que controlar su consumo. Pero, más allá de ser prácticas y rápidas opciones de comida, son productos que no necesariamente alimentan, como por ejemplo, las salchichas o “hot dogs”. ¿Sabes de qué están hechos? 

¿De qué están hechos los “hot dogs”?

En primer lugar, debemos tener en cuenta que las salchichas son productos ultraprocesados (preparaciones industriales comestibles que están elaboradas a partir de sustancias derivadas de otros alimentos). El hot dog es un producto, no un alimento. Por ello, en muchos casos, las proteínas que componen estos productos son de bajo valor nutricional.

De hecho, en el proceso de fabricación de las salchichas se utilizan pocas cantidades de carne de calidad y, en su lugar, se procesan con elementos que incluyen:

  • Cartílago
  • Grasa
  • Vísceras
  • Exposición a bacterias
  • Altos contenidos de sodio
  • Saborizantes
  • Conservantes

En segundo lugar, se trata de un producto con alto contenido de grasas, sodio, purinas, aceites, harinas refinadas, azúcares y componentes químicos que, a largo plazo, afectan la salud y aumentan el riesgo de padecer enfermedades. Definitivamente, es mejor optar por otras fuentes de proteínas más nutritivas, como el pescado, los huevos o las legumbres. En cualquier caso, si decidimos darle salchichas a nuestros hijos, procuremos hacerlo en ocasiones muy puntuales y elegir las de mejor calidad.

Hot dogs, ricos y prácticos: ¿Son buenos para nuestros hijos?

¿Por qué son tan dañinos los “hot dogs”?

Todos los productos ultraprocesados, como los hot dogs, contienen nitritos dañinos y cancerígenos. Estos nitritos son agregados al producto para conservar el alimento y hacerlo lucir fresco. Cuando la salchicha está en proceso de cocción, los nitritos se combinan con la amina presente en la carne, formando compuestos N-nitroso cancerígenos. Estos componentes han sido objeto de investigación y se han relacionado con el mayor riesgo de padecer cáncer de colón y otros órganos.

Por otro lado, es importante mencionar que, por su forma cilíndrica y por su tamaño, pueden causar atragantamientos, sobre todo, en niños menores de cinco años. En todo caso, debemos cortar las salchichas de forma longitudinal antes de ofrecerlas a nuestros pequeños para evitar obstrucciones al tragar.

¿Cuál es la cantidad recomendada para consumir “hot dogs”?

No hay cantidad recomendada, ya que no se trata de un producto que los médicos o pediatras recomiendan incluir en la dieta de los niños (y adultos). Sin embargo, si se decide consumir, siempre procuremos que sea con moderación y en ocasiones puntuales. Que no sea algo que se consuma en casa con frecuencia. 

Además, será menos perjudicial si elegimos aquellas marcas de salchichas que no le agreguen estas sustancias dañinas. Para diferenciar y reconocer los que se pueden comer con más confianza, ten en cuenta que los que contienen nitritos suelen tener un color más rojo y atractivo, que los hace lucir bien frescos todo el tiempo. En cambio, los que son más seguros de comer tienen un color más pálido y menos atractivo. De todas formas, es importante leer las etiquetas nutricionales para conocer de qué está hecho lo que le damos a nuestros hijos. Si son ingredientes que ni siquiera podemos pronunciar, es probable que no sean saludables. 

Aún así, lo mejor siempre será optar por lo natural, por alimentos y no productos. Proteínas de calidad, de origen animal y vegetal, de preferencia magras. Los carbohidratos también son muy importantes para el desarrollo de los niños, pero debemos elegir los complejos y no los simples o refinados. Las grasas también son necesarias, pero las que son saludables. Estas se encuentran en la mayoría de los frutos secos, aceite de oliva, mantequilla de maní, palta, atún blanco y salmón.

Por último, recuerda que la nutrición de los niños debe ser rica, variada y natural, con alimentos que contengan los nutrientes (vitaminas y minerales) que le aportan lo necesario para desarrollarsesubir sus defensas. De esta forma, nos aseguramos de que crezcan sanos y fuertes.

Fuente:

www.consumer.es 

https://mejorconsalud.as.com

www.cancer.org

Anterior
Siguiente »

    Comentarios