Los peligrosos efectos de las bebidas con edulcorantes artificiales

  • hace 2 semanas

¿Eliges las gaseosas “zero” para reducir tu consumo de azúcar? ¿Prefieres los refrescos sin azúcar, pero llenos de edulcorantes artificiales? Al no contener azúcar refinada (ni calorías o muy pocas), estas bebidas suelen verse como la “opción más sana”. Sin embargo, muchos estudios han mostrado que no son una elección saludable y que, incluso, puede que ni siquiera ayuden con el propósito de no subir de peso. Muy por el contrario, investigaciones han mostrado los peligrosos efectos de beber refrescos con edulcorantes artificiales.

¿Qué son las bebidas con edulcorantes artificiales?

Los refrescos “zero” calorías, básicamente son una mezcla de agua carbonatada, colorantes, saborizantes, otros aditivos alimentarios y, por su puesto, edulcorantes artificiales. Esta última sustancia la agregan para sustituir el azúcar y lograr un sabor dulce. Esto puede hacernos creer que, al tener menos calorías y ser libres de azúcar, no te subirán de peso. Sin embargo, se ha demostrado que podría tener el efecto contrario.

Entonces, ¿las bebidas con edulcorantes artificiales engordan?

Según un estudio, el consumo de edulcorantes bajos en calorías se asoció con "un mayor peso relativo, una cintura más grande y una mayor prevalencia e incidencia de obesidad abdominal”. En otra investigación, se llegó a conclusiones similares. Se encontró que 1 de cada 5 adultos estadounidenses con sobrepeso y obesidad consume bebidas dietéticas.

Pero, eso no es todo. Estas bebidas podrían tener consecuencias negativas para nuestro organismo.

Los peligrosos efectos de las bebidas con edulcorantes artificiales

¿Qué pasa en nuestro cuerpo cuando ingerimos estas bebidas bajas en calorías? Los edulcorantes artificiales engañan a nuestro cerebro. Lo hacen pensar que es azúcar de verdad. Pero, cuando esas calorías llenas de energía del azúcar no llegan (como el cerebro espera), la insulina no tiene nada que almacenar. Entonces, tu cerebro se queda insatisfecho y quiere más. Incluso, puede que sientas la necesidad de consumir más azúcar, ya que se detectó que el consumo de bebidas edulcoradas artificialmente causa aumento del apetito y, con ello, un potencial aumento de peso.

Los científicos creen que engañar repetidamente a nuestro cerebro con estas bebidas podría causar síndrome metabólico (un grupo de condiciones que nos pone en riesgo de desarrollar enfermedades cardíacas y diabetes tipo 2), mayores riesgos de apoplejía (síntomas de ataque cerebral) y demencia, frente a aquellos que beben las bebidas con gas originales. Por otro lado, un estudio realizado en 2018, reveló que los edulcorantes (como el azúcar, pero también la stevia o el aspartamo) pueden provocar obesidad y diabetes

Los peligrosos efectos de las bebidas con edulcorantes artificiales

¿El aspartamo es dañino para la salud?

El aspartamo es un edulcorante sintético de poder endulzante muy fuerte (de 180 a 200 veces el de la sacarosa) y de bajo aporte calórica (4 kcal por gramo). Muchas de estas bebidas “zero” contienen aspartamo para endulzarlas. Esta sustancia es bastante polémica, ya que muchas investigaciones sobre su consumo difieren en sus conclusiones. 

Algunos estudios dicen que es muy difícil que alguien pueda excederse (ni siquiera niños o diabéticos) en la cantidad de Ingesta Diaria Admisible (40 mg por kilo de peso corporal por día) establecida por el comité de expertos de la Organización para la Agricultura y la Alimentación (FAO) y la Organización Mundial de la Salud (OMS). De hecho, una investigación realizada por la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA) en 2013, concluyó que "el aspartamo y sus productos de degradación son seguros para la población general (incluidos los lactantes, niños y embarazadas)”.

Sin embargo, otros estudios concluyen que el aspartamo podría ser nocivo para las salud, así se consuma dentro de los niveles seguros recomendados, ya que puede afectar nuestras células y tejidos, provocando una desregulación de la función celular, lo que finalmente conduce a una inflamación sistémica.

En general, la mayoría de estas investigaciones se basa en estudios observacionales, por lo que no es posible saber si tomar estas bebidas es la causa directa o solo se relaciona con la causa real que genera estos problemas de salud. Sin embargo, lo que sí nos queda claro es que estas bebidas con edulcorantes artificiales no aportan nada nutritivo a nuestro organismo. Lo mejor siempre va a ser tomar agua pura o saborizada naturalmente, y consumir estos refrescos y gaseosas con mucha moderación y muy ocasionalmente. Recuerda que, ante la duda de si algo es dañino o no, mejor es evitarlo. 

Fuentes:

www.businessinsider.es

www.healthline.com

Anterior
Siguiente »

    Comentarios