Onicomadesis en niños: ¿Por qué se le caen las uñas a los pequeños?

  • hace 3 semanas

¿Has notado que a tu hijo o hija se le están desprendiendo las uñas? Esto puede deberse a una afección llamada onicomadesis. No es muy común y no sucede con frecuencia, pero puede causarnos preocupación en los padres al ver que las uñas de nuestros hijos se caen y tienen un aspecto anormal.

La buena noticia es que esta dolencia es benigna y transitoria. Es decir, se trata de una condición temporal en la cual, al final del proceso, la nueva uña crece por debajo de la afectada. Sin embargo, es importante saber qué está causando la onicomadesis en los niños, ya que, en algunas ocasiones, suele ser un efecto secundario de alguna patología subyacente. 

Onicomadesis en niños: ¿Por qué se le caen las uñas a los pequeños?

La onicomadesis es el desprendimiento completo y espontáneo de la placa de la uña desde su pliegue proximal, sin signos de inflamación ni dolor. Se cree que este desprendimiento podría ser provocado por una detención temporal de la actividad de la matriz ungueal.

A diferencia de las infecciones por hongos, el despegamiento de la uña ocurre en la zona proximal y puede alterar tanto a los dedos de las manos como a los pies.

¿Cuáles son las causas de la onicomadesis en niños?

Las causas más frecuentes del desprendimiento de las uñas incluyen traumatismos y lesiones, enfermedades autoinmunes, fármacos o infecciones. De hecho, por lo general, la onicomadesis se relaciona con algunos cuadros virales agudos que padecen los pequeños. Sin embargo, también existe un grupo de causas no determinadas, que es el más común de todos.

Por otro lado, muchas veces, este desprendimiento puede darse como efecto secundario de las siguientes patologías sistémicas (que afectan a todo el cuerpo):

  • Enfermedad de Kawasaki
  • Dermatosis ampollares
  • Paroniquia
  • Radioterapia
  • Estrés

Entre otras de las causas de la onicomadesis están:

  • La enfermedad de manos, pies y boca: Una infección viral que suele causar, entre otros síntomas, llagas rojas en la boca, garganta, erupciones cutáneas en manos, pies y área genital. Si bien se trata de una infección viral leve, es contagiosa y bastante común en niños menores de 10 años. Esta patología se resuelve de manera espontánea al cabo de una semana y no requiere tratamiento médico curativo.
  • Un calzado inadecuado: El desprendimiento de la uña puede suceder por utilizar un calzado de talla inadecuada. Cuando los niños usan un zapato cerrado y tienen las uñas de los pies muy largas, se genera un traumatismo constante sobre el lecho ungueal y esto favorece al desprendimiento de la placa.

Onicomadesis en niños: ¿Por qué se le caen las uñas a los pequeños?

¿Cuál es el tratamiento y cuidado para la onicomadesis en niños?

Una vez que notamos que las uñas de nuestro pequeño o pequeña se están cayendo sin razón aparente, es necesario que lo inspeccione su pediatra. El especialista es quien debe dar un diagnóstico y dar las recomendaciones para los cuidados de las uñas de los niños. 

Para mantener las uñas limpias y libres de gérmenes durante el proceso de recambio de la placa desprendida (cambio de uña), hay que tener en cuenta lo siguiente:

  • Recortar la uña o limar los bordes filosos que puedan aparecer, para evitar que se enganche y se desprenda aún más.
  • No intentar recortar la parte de la uña que se encuentra desprendida, simplemente dejarla así como está. Cuando comience el crecimiento de la nueva uña, la vieja se caerá sola.
  • Se puede aplicar una delgada capa de vaselina y cubrir el área con una venda.

La onicomadesis no requiere ningún tratamiento en particular. Lo único que hay que hacer es mantener la zona limpia y prevenir nuevos traumatismos o golpes. Además, hay que procurar mantener seca el área para prevenir una infección. Al cabo de unas 6 a 12 semanas, el problema se resuelve por sí solo.

Que las uñas de los niños se caigan sin razón no es algo común, pero puede suceder y saber la causa es importante. En la mayoría de los casos, el pronóstico de la onicomadesis es muy bueno. Al final del proceso, la nueva uña crece por debajo de la lesionada sin problema, pero siempre teniendo los cuidados necesarios para evitar cualquier infección en la zona afectada. 

Fuente:

https://eresmama.com

Anterior
Siguiente »

    Comentarios