¿Qué es la enfermedad de manos, pies y boca? Síntomas y cómo prevenirla 

  • hace 1 mes

La enfermedad de manos, pies y boca es una infección viral que suele causar, entre otros síntomas, llagas rojas en la boca, garganta, erupciones cutáneas en manos, pies y área genital. Si bien se trata de una infección viral leve, es contagiosa y bastante común en niños menores de 10 años. 

En los últimos meses, se han reportado varios casos de esta enfermedad en el Perú, por lo que las autoridades piden a los padres, madres y cuidadores de niños tomar las medidas necesarias para evitar contagios.

¿Qué es la enfermedad de manos, pies y boca? Síntomas y cómo prevenirla 

La enfermedad de manos, pies y boca afecta, principalmente, a niños menores de 10 años de edad, aunque los menores de 5 años son los más propensos a contagiarse. Esto debido a que son muy pequeños como para aplicar correctamente las medidas preventivas en el nido, guarderías o preescolar, en donde tienen contacto con otros pequeños. Los adolescentes y adultos también pueden infectarse y contagiar, pero puede que no presenten ningún síntoma.

Los niños que contraen esta enfermedad contagian más durante la primera semana (incluso, cuando aún no presentan síntomas). Sin embargo, el virus puede permanecer en su cuerpo durante varios días después de que hayan desaparecido los síntomas, lo que significa que el niño todavía puede infectar a otros pequeños. El contagio se da a través del contacto directo con secreciones de la nariz y garganta, ampollas y heces de personas infectadas. 

Por lo general, los niños se vuelven inmunes a la enfermedad de manos, pies y boca a medida que crecen, ya que producen anticuerpos luego de exponerse al virus que causa la infección.

¿Cuáles son las causas de la enfermedad de manos, pies y boca? 

La causa más frecuente de esta enfermedad es la infección con el virus de Coxsackie A16. Su transmisión puede darse por el contacto con la persona infectada a través de: 

  • Secreciones nasales y de la garganta
  • Saliva
  • Líquido de ampollas
  • Heces
  • Gotitas respiratorias esparcidas por el aire luego de toser o estornudar

El virus de Coxsackie pertenece al grupo de los enterovirus no polio. Sin embargo, otros tipos de enterovirus también pueden causar la enfermedad de boca, manos y pies.

¿Qué es la enfermedad de manos, pies y boca?

¿Cuáles son los síntomas de la enfermedad de manos, pies y boca?

La enfermedad de manos, pies y boca puede causar todos los siguientes síntomas o solo algunos: 

  • Fiebre
  • Dolor de garganta
  • Sensación de malestar general
  • Lesiones dolorosas, con enrojecimiento y similares a ampollas en la lengua, las encías y la cara interna de las mejillas
  • Una erupción cutánea con enrojecimiento y sin picazón, pero a veces con ampollas, en las palmas de las manos, las plantas de los pies y, a veces, los glúteos
  • Irritabilidad en bebés y niños pequeños
  • Pérdida del apetito 

El período de incubación (desde la infección inicial hasta el comienzo de los síntomas) es de tres a seis días. La fiebre suele ser el primer signo de infección, seguida de dolor de garganta y, a veces, de falta de apetito y malestar general.

Uno o dos días después del comienzo de la fiebre, pueden aparecer llagas dolorosas en la parte delantera de la boca o en la garganta. Luego de un par de días más, puede seguir una erupción cutánea en el rostro, manos y en los pies, y quizás en los glúteos. Estas llagas suelen ser molestas, por lo que los niños pueden rascarse o tocarse. Hay que procurar que el pequeño no se toque las llagas, ya que puede hacerse una herida e infectarse.

Otras enfermedades causadas por el mismo virus (Coxsackie) pueden presentar síntomas similares, por lo que siempre hay que consultar al pediatra para evitar complicaciones

¿Cuándo debemos consultar al médico?

Siempre que detectamos algún síntoma de enfermedad en nuestros hijos hay que consultar con su pediatra para que nos brinde un diagnóstico. Usualmente, la enfermedad de manos, pies y boca es leve, con signos y síntomas relativamente suaves y solo unos pocos días de fiebre. Al tratarse de una infección viral, no existe remedio para contrarrestar el virus (de eso se encarga el sistema inmunológico del niño), pero sí hay medicamentos que pueden ayudar al pequeño a aliviar los síntomas.

En el caso de que las llagas en la boca o el dolor de garganta impidan que el niño o niña beba líquidos, hay que consultar al especialista, ya que la deshidratación es peligrosa. Si luego del tratamiento y con el pasar de los días los síntomas empeoran, también debemos avisar al pediatra.

¿Cómo podemos prevenir su contagio? 

Para prevenir el contagio de la enfermedad de manos, pies y boca, podemos aplicar las mismas recomendaciones que se dan para evitar la propagación de virus. Estas son:

  • Lavarse las manos correctamente y con frecuencia utilizando agua y jabón, sobre todo, después de usar el baño, cambiar un pañal y antes de preparar y comer los alimentos. 
  • Desinfectar las áreas comunes y aquellas superficies que más se tocan. Se deben limpiar y desinfectar con una solución diluida de lejía y agua.
  • Enséñale a los niños buenos hábitos de higiene. Explícales cuándo deben lavarse las manos y cómo deben hacerlo.
  • Eviten el contacto con personas enfermas. Debido a que este virus es bastante contagioso, las personas enfermas deben evitar salir de casa mientras tengan síntomas activos. Hay que esperar que la fiebre desaparezca y las llagas en la boca se hayan curado.

Recuerda que las infecciones recurrentes son necesarias durante la niñez, ya que es la etapa ideal para que los pequeños desarrollen su inmunidad. La enfermedad de manos, pies y boca puede ser bastante molesta, pero suele ser leve y la mayoría de los niños tienen síntomas durante 7 ó 10 días. Hay que asegurarnos de darles suficiente líquido y descanso, para que su recuperación sea lo más pronto posible.

Fuente:

www.mayoclinic.org

Anterior
Siguiente »

    Comentarios