Golpes en la cabeza: 6 trucos para curar chichones en los niños

  • hace 1 semana

Las caídas en los niños son algo con lo que los padres tendremos que lidiar casi a diario. Es normal que los pequeños sufran caídas o golpes, sobre todo, al aprender a caminar, pero también cuando ya son más independientes y se mueven solos explorando el mundo que los rodea. Muchas veces, estos golpes son leves y suelen darse en la cabeza, ocasionando que la zona afectada se inflame y se produzca un chichón. En estos casos, existen algunos trucos para curar chichones en los niños que podemos tener en cuenta. 

Golpes en la cabeza: 6 trucos para curar chichones en los niños

La curiosidad propia de la edad, el juego y la energía con la que suelen desenvolverse los niños pueden ocasionar caídas en las que se golpean la cabeza y se produce un chichón. Los chichones se producen por la rotura de pequeños vasos sanguíneos que provoca una leve hemorragia e inflamación. El golpe sucede en una zona en la que existe poco espacio entre el cráneo y la piel, y al acumularse rápidamente la sangre, se produce la aparición del chichón.

Si bien no suele tratarse de algo grave, puede ser molesto para el pequeño y generarle dolor. Siempre y cuando el golpe no haya ocasionado una herida abierta, podemos hacer lo siguiente para curar los chichones en los niños:

1. Aplicar frío en la zona

Para bajar la hinchazón, podemos aplicar frío en la zona afectada. Lo que debes hacer es envolver un cubo de hielo en un paño o toalla y aplicarlo suavemente sobre el chichón. Nunca coloques el hielo directamente, ya que puede doler y no gustarle al niño. Procura hacer esto lo más pronto posible después del golpe, ya que así será más efectivo. Si no tienes cubos de hielo, puedes utilizar algún paquete que haya estado en el congelador, como una bolsa de verduras congeladas.

Golpes en la cabeza: 6 trucos para curar chichones en los niños

2. Aplica una crema antiinflamatoria

Una vez que aplicaste frío en la zona, podemos aplicarle una crema o pomada antiinflamatoria en la zona afectada. De esta manera, evitamos que el chichón siga creciendo.

3. Aplica un paño caliente

Al día siguiente del golpe, lo que puedes hacer para que la zona no se ponga morada o no aparezca un moretón, es aplicarle a tu pequeño un paño con agua caliente.

4. Aplica mentol

Cuando ya se ve mejor la zona del golpe, podemos colocar mentol. Este lo encontramos en las farmacias y puede ser en crema. El mentol va a ayudar a que el dolor y la hinchazón desaparezcan.

5. Árnica

La árnica es una planta que se utiliza para elaborar pomadas para tratar los hematomas. Sin embargo, si tienes a la mano las hojas de árnica, puedes preparar una infusión y aplicarla sobre la zona afectada.

6. Lavanda

La lavanda es una planta con propiedades antiinflamatorias, por lo que puedes utilizar alguna crema o aceite de lavanda para curar los chichones en los niños.

 

Si el golpe en la cabeza del niño ocasionó una herida superficial en su piel, la recomendación es lavar la zona bajo el caño con agua fría y presionar la herida con una gasa para detener el sangrado. Después de eso, aplicar el hielo, nunca directamente, sino envuelto en un paño o toalla. Si la herida es profunda o la sangre no cesa, lo mejor será acudir a un centro de salud. Asimismo, si la herida tiene cuerpos extraños incrustados, no la toquen y acudan a urgencias.

¿Cómo prevenir las caídas en los niños?

Si bien no siempre podemos tener todo bajo control ni evitar que los niños sufran caídas o golpes, muchos accidentes caseros se pueden prevenir. Por ello, es muy importante saber cómo actuar ante accidentes de la vida cotidiana y tener algunos conocimientos básicos de primeros auxilios en niños. 

Algunos consejos para prevenir las caídas son:

  • Mantén el camino libre de juguetes u otros objetos.
  • Asegúrate de que el piso no esté húmedo y sécalo inmediatamente después de que algo se derrame en él.
  • Levanta la baranda de la cuna o del corral siempre que el bebé esté adentro.
  • Cierra las puertas y ventanas con llave, y evita que haya sillas o muebles (que el niño pueda trepar) cerca de ellas.
  • Asegúrate de que los cajones de los muebles permanezcan cerrados para que el niño no pueda usarlo de escalón y trepar.
  • Si el suelo es resbaloso, lo ideal es que el niño use zapatillas, ya que solo con medias puede deslizarse.

Recordemos que siempre debemos estar atentos y supervisar al niño después de un golpe o caída. Observa si el chichón se hace más grande, se alarga o se hace blando con el pasar de las horas, o si tu hijo se muestra decaído o muy adolorido. En estos casos, conviene consultar con su pediatra.

A medida que pasen los días, el chichón irá cambiando de color (de rojo o negruzco a verdoso), hasta que adquiera una tonalidad amarillenta antes de desaparecer.

Con estos trucos para curar chichones en los niños, tu pequeño se sentirá mejor y, en pocos días, todo quedará como una anécdota y una enseñanza para ser más precavidos.

Fuente:

www.guiainfantil.com

www.hacerfamilia.com

Anterior

    Comentarios