¿Por qué los niños necesitan educación física?

  • hace 1 mes

¿Alguna vez te has preguntado por qué es tan importante la educación física para los niños? Se sabe que hacer ejercicios con regularidad trae muchos beneficios para la salud, pero ¿qué pasa si a un niño no le gusta el deporte? Hay niños deportistas y hay niños que prefieren otras actividades. Hay pequeños que esperan con ansias la clase de educación física en el colegio y hay otros muchos a los que no les gusta la clase y que incluso inventan excusas para evadirla. ¿Qué podemos hacer en estos casos?

¿Por qué los niños necesitan educación física?

La actividad física en los niños les permite desarrollarse física y mentalmente, además de ayudarlos a mejorar sus relaciones sociales, lo que a su vez estimula su sano crecimiento y esparcimiento. En pocas palabras, el deporte es uno de los caminos que podemos tomar para formar y educar a nuestros hijos.

Sin embargo, no a todos los niños les gusta el deporte. De hecho, muchos pequeños prefieren otro tipo de actividades, quizá, que los estimule de una forma más mental. Aún así, hacer ejercicio o mantenerse activo es sumamente importante para no caer en el sedentarismo y en todas las enfermedades que eso conlleva. 

¿Qué es la educación física?

La educación física es una parte integral de la educación general de una persona, desde la infancia hasta la adolescencia. Los colegios deben incluir programas de educación física de calidad para preservar, mejorar y aumentar tanto la condición física, como la mental en cada estudiante. 

La acción motriz es inseparable de la educación física y se define como aquel movimiento de tipo voluntario, consciente e intencionado que se pone en marcha para lograr unos fines determinados por el contexto, actividad o juego.

La acción motriz es súper importante y compleja. No solo se trata de moverse. La educación física implica aprendizaje y desarrollo, pues el niño tendrá que: 

  • Analizar la situación y decidir qué hacer según el contexto y el conocimiento de sus propias capacidades.
  • Anticipar y predecir cuál será la conducta de los demás. Cuando participa en un juego o deporte que requiere movimiento, su acción no solo depende de sí mismo y sus decisiones, sino también depende de las decisiones que tomen los demás.
  • Coordinar sus movimientos. Debe ser capaz de dominar su cuerpo y de coordinar varios movimientos de manera equilibrada.
  • Desarrollar alternativas y estrategias.

Es a través de la acción motriz que el niño aprende a dominar su cuerpo en diferentes situaciones. El curso de Educación Física forma parte de la currícula de los colegios porque es parte de la práctica pedagógica. Está apoyada en conocimientos científicos, con un enfoque centrado en el movimiento y la interacción que impulsa el desarrollo y favorece el aprendizaje.

Es muy importante que los niños participen de estas clases, pues está comprobado que aporta muchos beneficios a los alumnos. Algunos de ellos son:

  • Mejora la capacidad cognitiva, la memoria y la atención.
  • Mejora la salud y condición física en general (fuerza muscular, flexibilidad, resistencia muscular, la composición corporal y la resistencia cardiovascular).
  • Desarrolla las habilidades motrices.
  • Brinda conocimientos del propio cuerpo y de las propias posibilidades.
  • Enseña la autodisciplina y facilita el desarrollo de la responsabilidad del estudiante por su salud y su condición física.
  • Puede influir en el desarrollo moral, si se enseña correctamente.
  • Enseña sobre liderazgo, cooperación, respeto por las reglas, responsabilidad de su comportamiento.
  • Estimula la sana competitividad y el trabajo en equipo.
  • Reduce el estrés y la ansiedad, mejorando el estado de ánimo y facilitando así la estabilidad emocional y la resiliencia ante los retos.
  • Mejora el funcionamiento del sistema inmunológico.
  • Fortalece las relaciones interpersonales y la socialización.
  • Mejora la autoconfianza y la autoestima.

En definitiva la Educación Física contribuye en la formación integral de los estudiantes, ya que a través del ejercicio y movimiento físico bien orientado, se mejoran las capacidades motrices, mentales y sociales de cada individuo.

¿Por qué los niños necesitan educación física?

¿Qué hacer si a mi hijo no le gusta hacer deporte?

Cuando a un niño no le gusta hacer deporte, como jugar al fútbol, vóley u otra actividad deportiva tradicional, podemos buscar alternativas. Los juegos de educación física son una excelente y divertida opción. ¡Toma nota de estos 3 juegos!

1. Las cuatro esquinas

  • Ideal para: Primaria
  • Material: Aros (o algo para marcar el suelo, como tiza o cinta adhesiva)
  • Objetivo: Desarrollar la percepción espacial a través del juego
  • Cómo jugar: Un grupo de niños en el centro y los demás en cuatro aros (o puedes hacer una marca en el suelo). A la señal del profesor es obligatorio cambiar de esquina corriendo hacia ellas. Queda en el centro aquel equipo que no encuentra esquina.

2. El globo loco

  • Ideal para: Primaria
  • Material: Globos y cuerdas
  • Objetivo: Desarrollar la agilidad y la coordinación dinámica-general
  • Cómo jugar: Cada participante se ata cuatro globos (dos en las muñecas y dos en los tobillos). Se reparten los jugadores de los dos equipos por todo el campo y a la señal todos los jugadores intentarán explotar los globos del equipo contrario. Gana el equipo que antes explote los globos del otro equipo.

3. Carrera cooperativa con sacos

  • Ideal para: Primaria y secundaria
  • Material: Sacos
  • Objetivo: Desarrollar la agilidad y la cooperación entre compañeros
  • Cómo jugar: El juego es en parejas. Cada niño/a metido en su saco. Saltan y corren en grupos de dos agarrados de las manos. El objetivo es llegar al otro lado del campo antes que las otras parejas compitiendo.

La idea es que los pequeños se mantengan activos y los juegos que los mantienen en movimiento mientras piensan son perfectos para lograr ese objetivo. Si a tu pequeño no le gustan los deportes tradicionales, está bien. Propón otros juegos de educación física y, sobre todo, sé paciente y perseverante. Tarde o temprano, tu pequeño encontrará una actividad que le guste, y si no, ¡se mantendrá activo en el intento!

Fuente:

https://educayaprende.com

https://santillana.com.pr

https://www.educalinkapp.com

Anterior
Siguiente »

    Comentarios