¿Por qué es tan importante que los niños conozcan sus derechos?

  • hace 8 meses

¿Sabías que la UNICEF reconoce derechos específicos para los niños y niñas de todo el mundo? Todos los seres humanos tenemos derechos, pero los menores de edad tienen algunos fundamentales que los padres debemos conocer al pie de la letra, no solo para promover su cumplimiento, sino para asegurarnos de que nuestros hijos e hijas los conozcan y los hagan respetar. Por ello, te contamos cuáles son los derechos de los niños y por qué es tan importante que los pequeños los conozcan.

¿Por qué es tan importante que los niños conozcan sus derechos? 

Los niños y los jóvenes tienen los mismos derechos humanos generales que los adultos, pero también otros derechos específicos derivados de sus necesidades especiales. Al igual que los adultos, los niños son seres humanos y titulares de sus propios derechos y responsabilidades apropiadas para su edad y su etapa de desarrollo. 

Es importante que los niños conozcan sus derechos para que los pongan en práctica y puedan alzar su voz cuando alguien no los respete. De esta forma, podrán desarrollar todo su potencial y ser igual de respetuosos con los derechos de los demás.

¿Cuáles son los derechos del niño?

En 1959, la UNICEF (Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia) redactó la Declaración de los Derechos del Niño que reconoce derechos específicos de los menores de edad. El texto, que consta de diez principios fundamentales, establece también la responsabilidad de los adultos con los niños.

Como madres, padres y tutores, debemos conocer muy bien estos derechos y principios y enseñarles a nuestros hijos, quienes al conocerlos, entenderán lo valiosos que son y sus autoestimas se verán fortalecidas. De este modo, podemos asegurarnos de que nuestros hijos e hijas sabrán identificar si se está faltando a sus derechos y nos informarán de cualquier situación irregular que los vulneren.

Estos diez principios fundamentales son los siguientes: 

1. Derecho a la igualdad 

Ningún niño o niña debe ser discriminado. Sus derechos deben ser reconocidos en todos los niños sin excepción alguna ni distinción o discriminación por motivos de raza, color, sexo, idioma, religión, opiniones políticas o de otra índole, origen nacional o social, posición económica, nacimiento u otra condición, ya sea del propio niño o de su familia.

2. Derecho a la protección

Todo niño debe gozar de una protección especial y disponer de oportunidades y servicios, para que pueda desarrollarse física, mental, moral, espiritual y socialmente en forma saludable y normal, así como en condiciones de libertad y dignidad.

3. Derecho a la identidad

Todos los niños y niñas del mundo tienen el derecho, desde su nacimiento, a un nombre y a una nacionalidad.

4. Derecho a la alimentación, vivienda y atención médica de calidad

Todo niño debe gozar de los beneficios de la seguridad social, para crecer y desarrollarse en buena salud. Con este fin, se le debe proporcionar, tanto a él o ella como a su madre, cuidados especiales y atención prenatal y postnatal. El niño tiene derecho a disfrutar de alimentación, vivienda, recreo y servicios médicos adecuados.

5. Derecho a la educación y atenciones especiales para niños y niñas con discapacidad

El niño o niña física o mentalmente impedido o que sufra algún impedimento social tiene el derecho de recibir el tratamiento, la educación y los cuidados especiales que requiere su caso particular. 

¿Por qué es tan importante que los niños conozcan sus derechos?

6. Derecho a la comprensión y amor por parte de la familia y de la sociedad

Para que los niños y niñas desarrollen su personalidad plenamente, necesitan amor y comprensión. Siempre que sea posible, deberán crecer al amparo y bajo la responsabilidad de sus padres y, en todo caso, en un ambiente de afecto y de seguridad moral y material. 

Salvo circunstancias excepcionales, los niños pequeños no deben separarse de su madre. En todo caso, la sociedad y las autoridades públicas tienen la obligación de cuidar especialmente a los niños sin familia o que carezcan de medios adecuados de subsistencia.

7. Derecho a una educación gratuita y de calidad, así como a divertirse y a jugar

Los niños tienen derecho a recibir educación gratuita y obligatoria, por lo menos, en las etapas elementales. Esta educación debe favorecer su cultura general y permitirle, en condiciones de igualdad de oportunidades, desarrollar sus aptitudes y su juicio individual, su sentido de responsabilidad moral y social, y llegar a ser un miembro útil de la sociedad. La responsabilidad de educar y orientar a los niños y niñas recae, en primer término, sobre los padres. Los padres y madres debemos velar por que nuestros pequeños reciban la orientación y educación que necesitan. 

Igual de importante es el derecho de los niños a disfrutar plenamente de juegos y recreaciones, los cuales deben estar orientados hacia fines educativos. El juego libre y el estructurado son igual de importantes para el desarrollo de los niños.

8. Derecho al auxilio 

Los niños y niñas deben, en todas las circunstancias, estar entre los primeros que reciban protección y socorro.

9. Derecho a ser protegido contra el abandono y el trabajo infantil 

Los niños deben ser protegidos contra toda forma de abandono, crueldad y explotación. Asimismo, no se les debe permitir trabajar antes de una edad mínima adecuada, ni mucho menos trabajar en algo que pueda perjudicar su salud o su educación o impedir su desarrollo físico, mental o moral.

10. Derecho a recibir una educación que fomente la solidaridad, la amistad y la justicia entre todos 

A los niños se les debe inculcar la comprensión, tolerancia, amistad, paz y fraternidad universal, y la plena conciencia de que deben dedicar sus aptitudes al servicio de los demás. Esto les ayudará a ser personas empáticas, solidarias y dispuestas a colaborar para construir un mundo mejor.

Debemos reconocer la dignidad humana fundamental de todos los niños y niñas, y la urgente necesidad de velar por su bienestar y su desarrollo. Tener una calidad de vida básica no debe ser un privilegio, es un derecho de todos. Recordemos a nuestros hijos e hijas sus derechos y la importancia de hacerlos valer. Después de todo, el sano desarrollo de los niños es crucial para el futuro bienestar de cualquier sociedad.

Fuente:

www.unicef.org

Anterior
Siguiente »

    Comentarios