¿Cómo influye la calidad del aire interior en la salud de los niños y adultos?

  • hace 1 mes

A raíz de la pandemia de la COVID-19, la cuarentena, el teletrabajo, la educación a distancia y el evitar salir de casa, la calidad del aire interior se ha convertido en un tema importante a considerar. Es algo que ha generado una mayor preocupación, ya que se ha demostrado que la mala calidad del aire interior (y exterior) puede perjudicar la salud y el desarrollo de las personas.

¿Sabes si la calidad del aire que respiras en tu hogar es de buena calidad? En esta nota, te contamos cómo detectar la mala calidad del aire en interiores y cómo influye en la salud de los niños y adultos.

¿Cuáles son las señales de la mala calidad del aire interior?

Si bien existen sensores con los cuales podemos medir el índice de calidad del aire (ICA) de nuestros espacios, también podemos darnos una idea reconociendo ciertas señales. Las más evidentes de que la calidad del aire interior no es buena se manifiestan en las personas que viven en el espacio. Tanto niños como adultos pueden presentar los siguientes síntomas:

  • Dolores de cabeza
  • Reacciones alérgicas
  • Problemas respiratorios
  • Ojos, nariz o garganta irritados
  • Nariz taponada
  • Piel seca y con picor
  • Asma
  • Aumento de la hiperactividad y falta de concentración
  • Dificultades para memorizar
  • Cansancio
  • Reducción del rendimiento cognitivo
  • Malos hábitos de sueño
  • Mareos y náuseas

En la mayoría de los casos, los síntomas desaparecen poco después de dejar el espacio en cuestión. Sin embargo, la sobreexposición o la exposición repetida puede tener un impacto negativo en los problemas de salud existentes o provocar otros.

¿Cómo influye la calidad del aire interior en la salud de los niños y adultos?

Al igual que cuidamos nuestra alimentación y tenemos en claro la importancia de realizar ejercicio físico para cuidar nuestra salud y la de los niños, debemos prestarle atención a la calidad del aire de nuestra casa y de sus habitaciones. El aire limpio en los distintos espacios del hogar está muy relacionado con el confort y el bienestar de las personas que viven en él. 

El aire limpio, libre de impurezas y de buena calidad trae los siguientes beneficios: 

  • Favorece la disminución de virus y bacterias y, por lo tanto, la prevención de enfermedades de todo tipo.
  • Favorece la disminución de los síntomas de las alergias.
  • Favorece un sueño más reparador y más profundo, es decir, proporciona mayor (y mejor) descanso.
  • Contribuye a una mejora de la circulación y la oxigenación en sangre, lo que repercute positivamente en el correcto funcionamiento del organismo.

Cada uno de estos beneficios influye positivamente en la calidad de vida de una persona y, en estos tiempos en los que pasamos mucho más tiempo en casa o en interiores, es importante tenerlos en cuenta. Una mala calidad del aire puede afectar nuestra salud y la forma en la que vivimos.

¿Cómo influye la calidad del aire interior en la salud de los niños y adultos?

¿Qué causa la mala calidad del aire interior?

Según el Instituto Nacional de Seguridad y Salud en el Trabajo de España, la contaminación del aire interior puede tener diferentes orígenes:

  • Los propios ocupantes (personas y mascotas).
  • Los materiales inadecuados o con defectos técnicos utilizados en la construcción del espacio (edificio, casa, oficina).
  • El trabajo o actividad que se desarrolle en el interior del espacio.
  • El uso excesivo o inadecuado de determinados productos químicos (plaguicidas, desinfectantes, productos de limpieza y encerado).
  • Los gases de combustión, que pueden provenir, por ejemplo, del tabaco, de las cocinas o de laboratorios.
  • Los contaminantes procedentes de zonas mal ventiladas o del exterior (humo de carros y fábricas, por ejemplo).

En resumen, la calidad del aire interior depende de muchas variables, entre las cuales se encuentran: la propia calidad del aire exterior, el diseño del sistema de ventilación y su estado de mantenimiento, así como las fuentes interiores de contaminación.

¿Cómo mejorar la calidad del aire interior?

Entre las medidas que podemos tomar para mejorar la calidad del aire interior en nuestros hogares u oficinas, están las siguientes:

  • Optimizar el sistema de ventilación.
  • Ventilar regularmente los espacios (abrir ventanas y puertas).
  • No fumar.
  • Optar por productos de limpieza libres de químicos perjudiciales para la salud.
  • Instalar un purificador de aire.
  • Eliminar la humedad con deshumidificadores.
  • Colocar plantas purificadoras de aire en los distintos ambiente

Aplicando esta serie de medidas, podemos contribuir a reducir la contaminación en los ambientes y a mejorar la calidad del aire interior que respiramos. De esta forma, protegemos a los más pequeños y creamos entornos saludables.

Fuente:

www.guiainfantil.com

www.who.int

Anterior
Siguiente »

    Comentarios