Qué hacer si mi hijo se hace un corte profundo

  • hace 1 mes

Por naturaleza, los niños son inquietos y curiosos, lo que puede llevarles a caer repetidas veces y a lesionarse. Ya sea por una caída o por usar (o jugar) con objetos punzantes, los cortes en niños son bastante frecuentes. Estas heridas pueden ser superficiales o leves y se pueden tratar en casa. Sin embargo, en algunas ocasiones, los pequeños pueden sufrir heridas profundas o abiertas que requieren atención médica. Ante estas circunstancias, es importante saber cómo actuar y qué hacer cuando un niño se hace un corte profundo.

Qué hacer si mi hijo se hace un corte profundo

La mayoría de los cortes en niños no representan un peligro para ellos y pueden curarse en casa. De hecho, los cortes y heridas conforman uno de los cuatro accidentes más comunes de la vida cotidiana, para los cuales es importante tener ciertos conocimientos básicos de primeros auxilios. Los cortes más grandes, muy abiertos, profundos o que no paran de sangrar, con frecuencia, necesitan tratamiento médico inmediato.

Procedimiento ante una herida o corte en niños

Lo primero que debemos hacer es mantener la calma y no asustar más al niño o niña accidentado. Luego, debemos observar la zona afectada. ¿Es solo un raspón? ¿Hay un sangrado leve? ¿El corte es muy pequeño? En estos casos, realiza lo siguiente:

  1. Enjuaga la herida cuidadosamente con agua, para eliminar la suciedad.
  2. Lava la herida con jabón suave y enjuaga bien. Ojo: En las heridas menores, no es necesario usar antisépticos para prevenir una infección. De hecho, hay que tener cuidado con su uso, ya que algunas soluciones antisépticas pueden provocar reacciones alérgicas en la piel. Antes de aplicar cualquier medicina, consulta con el médico.
  3. Cubre la herida con una gasa estéril. Para sujetar la gasa, usa esparadrapo o una cinta adhesiva de uso médico. También puedes usar un apósito adhesivo estéril.
  4. Si la gasa o el apósito se moja, quítalo y aplica uno nuevo. Una vez que la herida forme una costra, no es necesario colocar gasa.
  5. Revisa la herida todos los días y explícale al niño que no debe sacarse la costra o rascarse la herida (para que pueda sanar).
  6. Si la herida está enrojecida, inflamada, duele, está muy caliente o con supuración, llama al médico.

Herida o corte profundo

Si la herida es profunda, hay mucho sangrado o el corte es extenso, realiza lo siguiente: 

  1. Enjuaga la herida con agua para poder verla claramente y ver cuánto mide.
  2. Si tienes a la mano guantes quirúrgicos, de goma o látex limpios, úsalos.
  3. Coloca una gasa estéril o un paño limpio sobre toda la herida. Presiona con la palma de la mano, pero no tanto. No apliques un torniquete.
  4. Si es posible, eleva la parte del cuerpo que está sangrando por encima de la altura del corazón del niño o niña. 
  5. Con la gasa o paño, sigue aplicando presión directa sobre la herida durante 5 minutos. Durante ese tiempo, no dejes de revisar la herida y de quitar los coágulos de sangre que puedan formarse sobre la gasa.
  6. Si la sangre empapa la gasa, no la quites. Aplica otra gasa encima y continúa aplicando presión.
  7. Llama al médico o a la ambulancia para que venga el personal de salud a asistir al pequeño herido. Si es posible, acudan a emergencias.

Qué hacer si mi hijo se hace un corte profundo

Es necesario que un médico examine el corte, sobre todo, si:

  • El corte es muy profundo o los bordes están muy separados.
  • No se detiene el sangrado (hemorragia) después de aplicar presión durante 5 minutos o la herida comienza a sangrar nuevamente (continúa aplicando presión hasta que llegue la ayuda).
  • No puedes limpiar totalmente la suciedad o hay algo más adherido a la herida.
  • La herida es en la boca, rostro o cuello.
  • La lesión fue causada por una mordedura (de otro niño o de un animal), una quemadura, una lesión eléctrica o una herida punzante (causada por un clavo, tijeras, cuchillo, por ejemplo).
  • El corte tiene más de un centímetro y medio de largo y parece ser profundo. Las heridas grandes o profundas pueden provocar una lesión en un tendón o un nervio.

Si el pequeño tiene una parte del cuerpo cortada (como un pedazo de dedo), coloca inmediatamente la parte cortada en una bolsa de plástico sellada y sumérgela en un recipiente con agua helada. En estos casos, la atención médica debe ser inmediata

Cuando se trata de heridas o cortes profundos, es muy probable que se necesiten puntos de sutura. Para ello, el médico puede aplicar una anestesia local. Por lo general, estas heridas sanan bien y no dejan más que una leve cicatriz.

Si bien no siempre vamos a poder evitar que los accidentes sucedan, lo que sí podemos hacer es prevenirlos. Procura adecuar la casa lo más segura posible para que los niños tengan menos posibilidades de caerse o herirse. Ten cuidado con las puntas de las mesas y asegura los muebles y cajones (recuerda que los niños trepan y pueden ser aplastados por ellos). Asimismo, guarda en un lugar seguro y lejos de los niños todos los objetos punzocortantes y asegúrate de que los pequeños usen zapatos, si hay riesgo de que el suelo pueda dañar sus pies.

Si tu hija o hijo se hace un corte profundo, ten en cuenta estos procedimientos. De igual forma, procura saber qué hacer en el caso de otros accidentes comunes en niñosqué errores no cometer y tener conocimientos de primeros auxilios. Recuerda que actuar rápida y oportunamente puede salvar vidas.

Fuente:

https://kidshealth.org

https://faros.hsjdbcn.org

Anterior
Siguiente »

    Comentarios