7 consejos para una buena convivencia familiar en casa

  • hace 3 semanas

El confinamiento ha puesto a prueba a muchas familias y a la forma en la que conviven. Los niños en clases virtuales, los padres con teletrabajo y todos sin poder salir a la calle más que para lo indispensable. Esta situación puede llegar a generar ciertos roces y afectar el ambiente en el hogar. Para que esto no te suceda o puedas remediarlo, te dejamos 7 consejos para una buena convivencia familiar en casa

7 consejos para una buena convivencia familiar en casa

Muchos de nosotros pasamos los días en casa sin realmente nutrir nuestra convivencia familiar. Vivimos juntos, pero ¿convivimos bien? A continuación, te damos algunos consejos para fomentar la paz y la armonía en tu hogar.

1. Siéntense en la mesa para comer juntos

Quizás esto es algo que ya practican en casa. Sin embargo, muchas familias no acostumbran comer juntos en la mesa, ya sea por falta de tiempo, o porque cada quien tiene sus propios horarios o prefieren comer solos. La hora de comer es el momento ideal para compartir con la familia: conversa con tus hijos, tu pareja, tus padres, pregúntales cómo están o qué hay de nuevo. Aunque no lo creas, muchas personas viven juntas y apenas se conocen. ¡Aprovéchenla!

2. Cocinen algo en familia

Actividades nuevas, como aprender una receta o cocinar un rico postre, pueden ser muy divertidas e ideales para acercarse a los demás y trabajar en equipo. Coordinen entre todos un tiempo libre, para dedicarse a preparar algo de comer. Incluso, cocinar juntos todos los domingos puede convertirse en una tradición familiar.

7 consejos para una buena convivencia familiar en casa

3. Jueguen

Existen muchos juegos en los que pueden participar todos en casa: juegos de mesa, charadas, tutti frutti, lo que más les divierta. Olvídense del celular, el trabajo y los estudios por un momento. Hay tiempo para todo. Organícense durante la semana y dense un tiempo para el juego. Suelten unas carcajadas y conozcan ese lado competitivo de cada uno. Recuerda que la risa tiene muchos beneficios como medicina familiar.

4. Dividan el trabajo y las responsabilidades entre todos

Puede que siempre haya alguien en casa que se encarga de que todo esté en orden: la ropa limpia, los platos limpios, la comida lista, los juguetes guardados, etc. Lo ideal es no sobrecargar a una sola persona a hacer todo. Divídanse las responsabilidades entre todos para una mejor convivencia. Es la mejor forma de valorar y tomar conciencia del esfuerzo que se hace por mantener el hogar en orden.

5. Sean más empáticos

La mayor parte de los conflictos y problemas que se generan en la convivencia familiar podría evitarse si todos sus miembros tuvieran más empatía. Es decir, si tuvieran la intención de comprender los sentimientos y emociones del otro, poniéndose en su lugar. Ser empáticos nos ayuda a ayudar al otro y a entender que no somos los únicos que pasan por momentos difíciles o que tienen problemas. Si notas que un familiar está generando conflictos, no sumes más conflicto. Por el contrario, pregúntale por qué se siente de cierta forma y si necesita que lo escuchen o lo ayuden.

6. Hablen de sus emociones

Quizás no han trabajado mucho la confianza en casa. La mejor forma de hacerlo es conversando y compartiendo con los otros. Tanto los niños y adolescentes como los adultos pueden hablar de cómo se sienten. Es importante que los niños aprendan a distinguir las diferentes emociones que pueden sentir (frustración, alegría, tristeza), identificarlas y gestionarlas de una manera saludable. Enseñarles a manejar sus emociones desde pequeños les ayudará a relacionarse mejor en el presente y en el futuro.

7. Menos gritos, más respeto

Esto es lo principal para una convivencia familiar saludable. Colaboren, sean amables, respétense y eviten gritar o discutir sin sentido. Los adultos deben solucionar sus problemas en privado, sin dejar que los niños vean actitudes que no quieres que adopten. Asimismo, la opinión de los niños también debe ser escuchada y deben sentirse comprendidos. Es importante que los padres se comuniquen asertivamente con sus hijos, para que no se sientan rechazados o ignorados. Si todos hablan tranquilos y con respeto, se sentirán más a gusto en casa y sabrán que están en un lugar seguro, en donde cada uno es igual de importante.

La buena convivencia familiar requiere de todos nosotros. No todos los días serán buenos, pero lo importante es tratar de resolver de la mejor manera los conflictos propios de una vida en familia.

Fuente:

https://artesco.com.pe

Anterior
Siguiente »

    Comentarios