12 tips para que los alimentos de tus hijos se conserven mejor en la lonchera

  • hace 5 meses

Ya hemos hablado de los tips para preparar la lonchera de los niños en este regreso a clases, pero ¿qué hay de su conservación? Debemos recordar que, en el colegio, no tienen la posibilidad de refrigerar los alimentos que necesitan refrigeración, por lo que debemos tener en cuenta cuáles son los que hay que evitar mandarles en la lonchera y cómo lograr que los alimentos que les mandemos se conserven bien. 

En esta nota, te dejamos algunos tips para que los alimentos de tus hijos se conserven mejor en la lonchera y evitar que se echen a perder. ¡Toma nota!

12 tips para que los alimentos de tus hijos se conserven mejor en la lonchera

Muchas veces, no tomamos en cuenta que lo que le preparamos a nuestros pequeños para que lleven al colegio puede echarse a perder si no se mantiene en refrigeración. Así como es importante incluir alimentos nutritivos y adecuados para su edad, sus necesidades y preferencias, también lo es asegurarnos de que esos alimentos sean seguros para su consumo. Es decir, que no se vayan a dañar, contaminar o perder sus propiedades nutritivas antes de que sean consumidos.

En otros artículos, hemos hablado sobre los consejos para que los alimentos duren más dentro y fuera del refrigerador, y sobre cuánto duran los alimentos en el refrigerador, con la finalidad de evitar una intoxicación alimentaria en los niños. Ahora que tenemos que mandarles una lonchera saludable y segura a nuestros pequeños, debemos tener en cuenta todos estos consejos que ayudarán a mantener la comida en buen estado hasta que los niños la consuman.

1. Coloca una botella de agua congelada dentro de la lonchera 

Una forma de ayudar a que los alimentos se conserven frescos es incluyendo una botella de agua helada en la lonchera, o también colocar bolsas de gel refrigerante. Esto es ideal para conservar la comida hasta la hora del refrigerio, ya que el frío de la botella ayudará a que los alimentos se mantengan a una temperatura adecuada.

Ojo: evita mezclar alimentos calientes con alimentos fríos. En todo caso, el día que envíes alimentos calientes, no envíes alimentos fríos, o envíalos por separado. 

2. Elige frutas con cáscara que pueda comer o fáciles de pelar

Las frutas son un elemento fundamental en las loncheras de los niños. Aportan agua, vitaminas y minerales, ideales para darles energía, potenciar su desarrollo y fortalecer su sistema inmunológico. Para que las frutas no se aplasten o se echen a perder en la lonchera, elige aquellas que están protegidas por su cáscara, pero que sean fáciles de pelar o que los pequeños puedan comer: mandarina, durazno, manzana, plátano. 

Si a tu hijo o hija no le gusta la fruta con cáscara o, simplemente, no quiere tener que pelar la fruta, lo ideal será cortarlas en pedazos y hacer una ensalada de fruta. Para que la fruta no se oxide, agrégale unas gotitas de limón y guárdala en un táper o envase hermético. ¡Este truco del limón también funciona para mantener la palta fresca y evitar que se ponga negra!

3. Verduras bien lavadas

Las verduras son otro elemento importante en la nutrición de los niños. Asegúrate de lavarlas bien. Puedes cortarlas en bastones o cuadritos para que sea más fácil de comer, y acompañar con una salsa de palta o guacamole. Todo bien conservado en tápers herméticos para que se mantenga fresco. 

4. La mejor bebida siempre será el agua

Evita mandar la fruta en jugo, ya que éste suele dañarse un poco cuando no está refrigerado. Los jugos con conservantes que vienen en botella o tetrapack tampoco son lo más saludable del mundo. Lo ideal es mandarles agua pura. Para darle un sabor fresco y frutado, puedes agregar en la botella trozos de fruta congelada, como arándanos, rodajas de naranja, piña o fresas. 

Recuerda que los niños deben beber cierta cantidad de agua al día según su edad para mantenerse hidratados y saludables. Si a tu pequeño o pequeña no le agrada el agua sola, otra opción es ofrecerle alimentos hidratantes, como frutas y verduras. 

12 tips para que los alimentos de tus hijos se conserven mejor en la lonchera

5. Prefiere el yogur griego congelado

Enviar leche en la lonchera no es recomendable. Una opción un poco más segura es el yogur (previamente congelado), ya que viene envasado y tiene un poco más de durabilidad. Cuando llegue el momento del refrigerio, el yogur ya estará en su estado natural y listo para comer.

Evita aquellos que contienen muchos colorantes y azúcares. La mejor opción es el yogur griego sin azúcar. Puedes incluir en la lonchera (por separado) trozos de fruta, frutos secos y un poco de miel para que tu pequeño agregue al yogur, y así darle un toque dulce y nutritivo. 

6. Elige quesos pasteurizados o más secos

El queso es un producto que se puede agregar al pan para hacer un rico mixto. Sin embargo, evita aquellos “muy frescos”, como mozzarella o los más blancos. Mejor, elige aquellos pasteurizados o más secos.

7. Embutidos una vez a la semana

El jamón, la salchicha y otros embutidos son productos que se mantienen bastante bien fuera de refrigeración. Sin embargo, son productos procesados y altos en sodio, por lo que será mejor limitar su consumo a una vez por semana.

8. El huevo es una buena opción 

El huevo es un alimento súper nutritivo. Lo ideal es prepararlo en tortilla o en panqueques (a los niños les encanta). Otra opción es hacer una tortilla de papa: una comida completa, rica en proteínas, grasas y carbohidratos saludables. 

9. El pollo es una buena opción

La carne y el pollo se pueden enviar en la lonchera de forma segura, siempre en un envase o táper hermético. Un enrollado de pollo saludable es una buena opción. ¡Ojo! No le coloques mayonesa ni ninguna otra salsa. En todo caso, lo mejor será enviar las salsas en otros envases por separado o en sachets. 

10. Evita enviar frituras en la lonchera 

Las frituras (papas fritas, pollo frito, etc.) son  las que tienden a dañarse con mayor facilidad, ya que el aceite suele ponerse rancio. Lo mejor será evitarlas en la lonchera (y en general, reducir la cantidad de frituras que consumen los niños). Los alimentos al horno o al vapor son la mejor opción. 

11. Separa los alimentos crudos de los cocidos

Esta es una recomendación clave para evitar la contaminación cruzada y el daño precoz de los alimentos. Utiliza envases diferentes para conservar cada uno.

12. Utilizar los envases o recipientes adecuados

La lonchera debe estar hecha de un material térmico para que se conserve la temperatura de los alimentos. Además, para guardar la comida, elige envases de vidrio, ya que conservan mejor los alimentos, sin riesgo de contaminación. Si prefieres los envases de plástico, elige aquellos que sean libres de BPA (sustancia química), herméticos y fáciles de abrir para tu pequeño o pequeña.

Asimismo, evita utilizar potes o bolsas de otros productos, ya que no son los más adecuados para conservar alimentos. Y, si vas a utilizar papel aluminio, utiliza la parte brillante en contacto con el alimento.

Recuerda que no guardar adecuadamente los alimentos, no sólo favorece su rápida descomposición, sino que puede poner en riesgo la salud de los pequeños. Con estos tips para que los alimentos de tus hijos se conserven mejor en la lonchera, te aseguras de que su refrigerio sea rico y seguro.

Fuente:

https://aghaso.com

https://excelsiorgama.com

Anterior
Siguiente »

    Comentarios